UGT-FSP ha criticado que la Fundación Siglo haya gastado “probablemente” más dinero en la contratación de un gabinete de abogados que en las indemnizaciones del ERE impuesto y que supusieron la destrucción de 71 puestos de trabajo. A través de un comunicado, la sección de servicios públicos del sindicato aseguran que solicitaron la retirada del coste del despacho de abogados, Despacho de Abogados Garrigues, de ámbito nacional con sede en Madrid y delegaciones en toda España, y que fue pagado “con dinero de los ciudadanos de Castilla y León”.

El secretario de acción sindical de UGT CyL, Tomás Pérez Urueña, insistió en que La Casona del Pinar ubicada en San Rafael (Segovia) puede ser rentable a través de la explotación de cualquier otro ente con capital público o privado y señaló que el sindicato continuará trabajando en esa linea que incluye el plan de reubicación de los trabajadores.

Las condiciones finales del ERE acordado contemplaron la disminución en dos de los despidos proyectados inicialmente pasando a ser 71 en total, de ellos, 47 del establecimiento de ocio segoviano ubicado en San Rafael. Además, el ERE incluye la undemnización de 29 días por año trabajado con tope de 12 mensualidades y 450 euros por cada año de antigüedad a partir de 12,45 años, así como una paga lineal de 2250 euros, por cada trabajador afectado por el ERE.

A los fijos y fijos discontinuos de 10 meses se exigieron 900 euros lineales y a los fijos discontinuos con menos de 10 meses, 300 euros lineales. Una medida que afecta mayoritariamente a los trabajadores de La Casona del Pinar. La negociación incluye un plan de reubicación de los trabajadores de 12 meses y prioridad de empleo en Fundación Siglo, para los trabajadores despedidos durante 1 año.

La negociación por parte de UGT además de los miembros del comité de empresa de la Casona estuvo formada por Miguel Ángel Mateo, José Miguel García y Tomás Pérez Urueña, éste último encargado de señalar que, el acuerdo ratificado por la asamblea de los trabajadores de la Casona con 46 votos a favor de los 47 posibles, propició “una de las indemnizaciones a los trabajadores más altas desde la última y desastrosa reforma laboral”.