El Expediente de Regulación de Empleo presentado por la dirección nacional de Paradores contempla el despido de 70 trabajadores en Castilla y León, el 10,46 por ciento de la plantilla actual, compuesta por 669 personas, y una importante reducción de la jornada de otros 195 empleados, el 29,14 por ciento, la totalidad de los que trabajan en los establecimientos de Gredos (Ávila), Villafranca del Bierzo (León), Cervera de Pisuerga (Palencia), Tordesillas (Valladolid), Benavente y Puebla de Sanabria (Zamora) porque cerrarían cinco meses al año, según informan desde UGT.

El presidente del Comité de Empresas del Parador de San Marcos de León, Emilio Ferrero, mostró la “oposición frontal” de UGT a este ERE porque aseguró que “no se da ninguna circunstancia” que lo justifique ya que remarcó que la dirección “confunde deliberadamente pérdidas con deuda” y recordó que han convocado dos jornadas de huelga el viernes y el sábado, 7 y 8 de diciembre, en contra de esta decisión.

El sindicalista remarcó que desde UGT consideran que este ERE no responde a unos malos resultados económicos, que además cuestionan, sino que creen que la intención final es avanzar hacia “la privatización de la cadena”, lo que señaló que “el ministro (de Turismo, José Manuel Soria) da por hecho”. “Están intentando alisar la cadena en Castilla y León para situarla en el mercado y atraer operadores privados que la puedan comprar de una manera muy cómoda”, apostilló.

Asimismo, incidió en que los centros de la Comunidad son “castigadísimos” en este ERE cuando son de los que mejores resultados tienen de toda la cadena, con el 39,6 por ciento de la plantilla afectada, algo “totalmente desafortunado y desproporcionado”, por lo que reclamó el apoyo de la Junta de Castilla y León, de las Cortes regionales y de los ayuntamientos de los 15 municipios con parador para evitar que el ERE se aplique como se ha planteado de forma inicial.

Al respecto, señaló que, “en el caso de que existieran pérdidas en la red de la Comunidad”, algo que puso en duda porque afirmó que sólo el Parador de León dio unos beneficios de 8,5 millones entre 2008 y 2011, en plena crisis económica, “serían fácilmente subsanables en términos de gestión o con el apoyo de los ayuntamientos y el Gobierno autonómico”. “No entendemos que si hay que hacer esfuerzos, sea en sitios con beneficios”, declaró, añadiendo que les parece “estupendo que los paradores canarios sigan abiertos”, pero que “no sería explicable que haya cerrar paradores de Castilla y León cinco meses para que los de Canarias sigan abiertos”.

Ferrero aseguró que los sindicatos están dispuestos a “negociar” con la dirección, a “hacer esfuerzos” y a “ofrecer alternativas”, como “flexibilidad, modificaciones de jornada, jubilaciones anticipadas o salidas voluntarias”, pero insistió en que “la última” opción deben ser los despidos y las modificaciones de las condiciones de trabajo.

En concreto, el ERE presentado por la dirección de Paradores contempla despidos en todos los establecimientos de Castilla y León, excepto en el de Puebla de Sanabria, cuyos 19 empleados pasarían a ser fijos discontinuos con una jornada anual de siete meses de trabajo. En el Parador de Ávila fija la rescisión del contrato de 12 de sus 44 trabajadores; en Gredos, de tres de los 45 y el resto reducción a siete meses; en Lerma, de dos de los 39 y el resto reducción a siete meses; en León, de 23 de los 114; en Villafranca del Bierzo, de cuatro de los 29 y el resto reducción a siete meses; en Cervera de Pisuerga, de dos de los 37 y el resto reducción a siete meses; en Salamanca, de tres de los 40; en Ciudad Rodrigo, de uno de los 30; en Segovia, de cuatro de los 61; en La Granja, de tres de los 57; en Soria, de cinco de los 39; en Tordesillas, de dos de los 41 y el resto reducción a siete meses; en Zamora, de cuatro de los 37, y en Benavente, de dos de los 37 y el resto reducción a siete meses.

 

La Junta se opone al cierre temporal previsto para seis paradores de turismo de la Comunidad

La consejera de Cultura y Turismo de la Junta, Alicia García, mostró su rechazo total al cierre temporal de varios paradores en Castilla y León y anunció que el viernes de la próxima semana se entrevistará con la directora de la empresa, Ángeles Alarcó, para hacerle llegar el malestar de la Junta por esta medida.

Alicia García rechazó la propuesta de Paradores de Turismo argumentando que una región como Castilla y León, que es líder de turismo rural a nivel nacional sumando el 21,7 por ciento de los viajeros y el casi el 18 por ciento de las pernoctaciones, “no se puede permitir el cierre de estos establecimientos, y especialmente de los que están ubicados en el medio rural”.

La consejera, que recordó que la empresa tuvo lugar el pasado año unas pérdidas de 77 millones de euros y que para este ejercicio se estiman en algo más de 30 millones, aseguró que comprende que sea necesario llevar a cabo una reestructuración para hacer viable la red de paradores de España, pero insistió en su “rechazo frontal” a la medida.

Aunque la medida podría afectar a los paradores de Benavente y Puebla de Sanabria (Zamora), Cervera (Palencia), Gredos (Ávila), Tordesillas (Valladolid) y Villafranca del Bierzo (León), la consejera aseguró que la Junta no tiene aún ninguna confirmación oficial de estos cierres temporales.

DEJA UNA RESPUESTA