Ya está inaugurada la nueva sede del Archivo Diocesano, que concentra en el edificio del Obispado (instalaciones del antiguo Seminario Mayor de Segovia) todos los servicios que la diócesis presta al público. El obispo de Segovia, Ángel Rubio Castro acompañado por el obispo emérito Luis Gutiérrez Martín, el vicario general de la diócesis, Andrés de la Calle y el responsable del archivo, Serafín Merino, fueron los encargados de inaugurar el archivo con documentos relacionados con la historia de la diócesis de Segovia desde el siglo XII.

El actual Archivo Diocesano ocupa un total de 450 metros cuadrados, con más de dos kilómetros de estanterías; consta de 24 armarios móviles dobles y uno fijo con una altura de 2,7 metros, una profundidad de cinco metros y una anchura de 650 milímetros, que permite albergar cerca de 80.000 libros y 5.380 legajos. La diócesis ha dotado a las instalaciones de los más modernos medios técnicos para facilitar el acceso a la información de los investigadores. Además, cuenta con sistemas de vigilancia y alarma, así como dependencias para facilitar la consulta de los fondos documentales y para la clasificación de aquellos que vayan llegando.

Este nuevo archivo, que reemplaza a las existentes en el Palacio Episcopal, cuya cesión al empresario Eleuterio Laguna, en virtud de un convenio firmado el pasado mes de marzo, obligó a reactivar un proyecto largamente deseado por los responsables diocesanos.

 Andrés de la Calle, vicario general de la diócesis, señaló que los fondos documentales trasladados apenas ocupan el 50 por ciento de la capacidad total del inmueble, y precisó que en breve se instalará la biblioteca del Seminario. Además, señaló que las parroquias que lo deseen podrán depositar sus archivos hasta el siglo XX, con lo que este centro se convertirá en el eje documental de la historia de la Iglesia en Segovia.