El pueblo de Valverde del Majano acaba de hermarse con la localidad neozelandesa de Gisborne, gracias a Manuel José de Frutos Huerta, un segoviano que llegó a las antípodas en 1835 y cuya descendencia ha dado lugar a una tribu que cuenta con más de 16.000 personas. Los dos extremos del planeta sellaron un acuerdo que permitirá intercambiar experiencias y abrir canales de comunicación en materia educativa y comercial. Así se establece en el acuerdo de intenciones de ambas instituciones, tal como lo indicaron los representantes de las diferentes localidades y administraciones que participaron en el acto. La ceremonia se desarrolló en tierras neozelandesa, tras un recibimiento a los visitantes españoles, encabezados por el alcalde, Rafael Casado.

En la firma, intervino también el alcalde de Gisborne, Men Foog, y varios representantes de la familia Paniora, que cuenta con descendientes repartidos por todo el mundo. Todos ellos pusieron de manifiesto la importancia del acuerdo y desearon que se refuercen los vínculos, aunque lamentaron la gran distancia que separa a los dos puntos del planeta.

Acudió también el embajador de España en Nueva Zelanda, Marcos Gómez, quien recibió el agradecimiento por su labor en mantener los encuentros entre ambos países. En el lugar de reunión que tienen los maoríes de Nueva Zelanda, todos compartieron comida elaborada por los anfitriones. Además se entregó una placa de agradecimiento del hogar de españoles emigrantes de Australia.

El alcalde de Gisborne, Men Foog, mostró su disposición a visitar Valverde del Majano el próximo año 2012, y acompañó a los valverdanos a los actos que durante estos días han celebrado en su distrito, que tiene una población similar a la de Segovia, aunque una extensión varias veces superior a la de toda la provincia.

Tras la firma del hermanamiento, los representantes de los ayuntamientos respectivos y de la familia Paniora acudieron al lugar donde se encuentra la tumba de Manuel José, junto al océano Índico, donde además se descubrió una placa con el recuerdo de la visita de los españoles a Nueva Zelanda.