Con la llegada del mal tiempo, de las nevadas, del hielo y del frío el Ayuntamiento, desde Concejalía de Protección Civil, recuerda a los segovianos algunos consejos sencillos y útiles para prevenir accidentes en el hogar y en la calle.

 

Precaución en el hogar

Es conveniente revisar las instalaciones en el caso de estufas y calentadores de gas, para evitar pérdidas y asegurarse que quemen bien. De igual manera, se deben ventilar las dependencias en las que se coloquen, para impedir la concentración de monóxido y la falta de oxigeno, evitando así posibles envenenamientos. Así mismo, cuando se limpien estufas de carbón o leña hay que comprobar que los rescoldos estén perfectamente apagados antes de sacarlos a los contenedores, evitando posibles fuegos. Igualmente, se aconseja alejar los braseros y estufas eléctricas de cortinas o faldillas de mesas.

También es bueno revisar los tejados y las bajantes de la vivienda, así como los ajustes de puertas y ventanas exteriores para evitar la pérdida de calor. Recordar que el termostato debe estar entre los 20 y 21 grados para tener la temperatura adecuada en las casas. Más temperatura supone un derroche innecesario de energía.

Precaución al viajar

Teniendo en cuenta la proximidad del Puente de la Constitución y la Navidad, en la que el número de desplazamientos por carretera aumentan, el Ayuntamiento recuerda que antes de iniciar el viaje hay que informarse sobre el tiempo que va a hacer. Si las condiciones son adversas es preferible suspenderlo o utilizar el transporte público. Si el viaje se hace en coche particular hay que revisar frenos, neumáticos, sistema de alumbrado y reponer el líquido de frenos, es decir, debemos poner el coche a punto.

Es recomendable que alguien sepa a dónde nos dirigimos y el horario aproximado de llegada, llevar cadenas, ropa de abrigo, algún alimento rico en calorías (chocolate o frutos secos) y el depósito de combustible lleno. Si la carretera está nevada o existen capas de hielo hay que conducir con suavidad, utilizar las marchas cortas, evitar los frenazos bruscos, mantener una considerable distancia de seguridad y no circular por las marcas que hayan dejado otros vehículos, es mejor conducir por nieve “virgen”.

Si se carece de experiencia en la conducción por carreteras nevadas o con hielo es preferible detener el coche con las luces de cruce encendidas, a ser posible en travesías y siempre fuera de la calzada, para no obligar a frenar o detener la marcha a los demás usuarios.

Y por último, si prevé pasar mucho tiempo en la calle es preferible ponerse varias prendas ligeras y cálidas superpuestas, antes que una de tejido grueso. Las manoplas dan más calor que los guantes.