El mercadillo de Nueva Segovia, que abría hoy “sus puertas” por primera vez, ha vivido su peculiar puesta de largo con fuertes vientos, bajas temperaturas y alguna que otra gota de lluvia. Que el tiempo no acompañe el día de tu inauguración un 8 de noviembre en una ciudad como Segovia no es mala suerte, es destino aunque si miramos el vaso medio lleno hoy es un buen día para comprar calcetines, bufandas, guantes y demás parafernalia invernal.

El populoso barrio de Nueva Segovia, donde residen cerca de 10.000 personas, ha estrenado mercado al aire libre, con 54 puestos de venta ambulante en una jornada que pasará a la memoria colectiva del barrio con el calificativo de deslucida.  El nuevo mercado tiene su espacio central en la plaza Tirso de Molina. De los 54 puestos autorizados, 33 corresponden a venta de calzado y textil, una decena ofrecen frutas, verduras, hortalizas y plantas; tres son de frutos secos, aceitunas y derivados; dos de quesos; y otros dos de bollería. También se instalaron puestos de ferretería y menaje, libros usados y marroquinería; y otro de especias y flores.

Varios miembros de la Corporación municipal se han acercado a visitar el mercado, como el concejal de Servicios Sociales y Consumo, Andrés Torquemada, y varios ediles del PP, entre los que también estaba la portavoz municipal de los populares, Beatriz Escudero. Finalmente y debido a la climatología, finalmente se instalaron 46 puestos.

Al igual que otros mercados de la ciudad, los vendedores disponen de más de dos horas para poder instalar su puesto -de siete a 9.15 horas- y algo más de una hora para desmontarlo. El precio que tienen que abonar los empresarios al Ayuntamiento por el alquiler del espacio requiere el pago de 1,97 euros por metro lineal ocupado, según se recoge en la ordenanza municipal.

Con el mercado de Nueva Segovia, la capital cuenta con cuatro mercados al aire libre, que se celebran en diferentes días de la semana. El más grande es el que tiene lugar los sábados, junto a la Avenida de la Constitución, con 70 puestos). El de los jueves de la plaza Mayor dispone de 59 puestos. El que tiene lugar los martes en el barrio de San José, con 28 puestos ambulantes, en su mayoría de frutas, verduras y hortalizas, seguirá siendo el más pequeño.

La iniciativa del mercado responde a una petición de la asociación de vecinos, pero también fue formulada por diversos residentes que, a nivel particular, se dirigieron al Ayuntamiento para solicitar este servicio.