La vendimia de este año ha obtenido una producción de un 20 por ciento superior a la de la temporada pasada, con un total de 229.501.385 kilogramos de uva, según los datos dados a conocer hoy por la Consejería de Agricultura y Ganadería de la Junta, Silvia Clemente.

Así lo señaló durante la inauguración de la segunda edición del ‘Otoño Enológico’ que tiene al vino como eje central de una serie de actividades que se desarrollarán por la provincia, con el patrocinio de la marca Tierra de Sabor.

En declaraciones a los medios, la cosecha de 2011 acaba de concluir con unos buenos resultados “tanto en cantidad como en calidad”. En total se han recogido 229 millones de kilogramos de uva, lo que supone un 20 por ciento más sobre la producción de 2010 y de la media de los últimos años. Además se refirió al buen estado sanitario de la uva “ya que no se han desarrollado enfermedades”.

Según indicó, la climatología ha sido favorable para efectuar la recogida y las uva ha alcanzado una graduación alcohólica importante, con una acidez total ligeramente más baja de lo que suele ser habitual, pero no tan baja como cabía esperar teniendo en cuenta la maduración alcohólica.

Para la titular de la Consejería, el vino constituye un elemento básico en el desarrollo de la actividad rural y recordó que Castilla y León es la única Comunidad Autónoma donde la producción de vino ha crecido. Clemente se refirió a un informe de la consultora Nielsen para señalar que los caldos de esta región han aumentado su cuota de participación en el mercado tanto para vinos blancos como para rosados y tintos. El conjunto de los caldos con denominación de origen de la Comunidad ganaron del 2009 al 2010 un punto y medio de participación de mercado nacional y alcanzaron un nuevo máximo de cuota de mercado que se sitúa en el 18,5 por ciento sobre el total de los vinos con denominación de origen.

 

Consumo a la baja

En cuanto al consumo de vino, la consejera advirtió de que España es el país donde más ha descendido la tasa por habitante en los últimos años, pues ha pasado de 22 a 18 litros por persona y año en el último lustro. Y además se encuentra por debajo de otros países como Portugal, con 40 litros por persona y año, o Francia, con 45 litros per cápita.

Además Clemente subrayó que Castilla y León es la única región que, desde el año 1995, experimenta un crecimiento continuado en las ventas de vinos con denominación triplicando desde entonces su participación en el mercado. Los vinos con denominación de Castilla y León presentan aumentos de participación de mercado en casi todas las zonas geográficas. La zona centro de España concentra la mayor parte de las ventas con un 41 por ciento de cuota de mercado.

Por lo que se refiere a tipos de establecimientos, los mayores crecimientos se producen en hoteles y restaurantes, bares y cafeterías con un volumen de ventas del 28,1 por ciento y 30, 3 por ciento, respectivamente.