La participación en la huelga de este miércoles entre los empleados públicos en la provincia de Segovia tuvo una escasa repercusión, según los datos aportados por las propias administraciones. De esta manera osciló entre el 2 por ciento que registró la Diputación provincial, y el 4,7 de media entre los funcionarios y personal laboral de la Delegación Territorial de la Junta.

En la Diputación Provincial de Segovia secundaron la huelga 13 de los más de 800 empleados con los que cuenta, lo que supone menos del 2 por ciento del total.

El seguimiento entre los trabajadores de la Administración de la Junta de Castilla y León en la provincia de Segovia fue del 4,70 por ciento; la mayor parte correspondió a la Administración General, con un seguimiento del 6,85 por ciento; un 4,97 por ciento en educación no universitaria; y en Sanidad, del 2,3 por ciento. Las únicas incidencias se produjeron al aparecer varios centros educativos de la capital con silicona en las cerraduras, pero se intervino “con rapidez y no ha habido que registrar demoras en la normal entrada de los alumnos”, según la Junta.

En lo que respecta al Ayuntamiento, todos los servicios municipales abrieron con normalidad, salvo el Punto Limpio, donde se retrasó la llegada del empleado encargado. Según la concejala de personal, Marisa Delgado, hubo 14 personas en huelga, lo que supuso un seguimiento del 3,84 por ciento. Esta cifra resultó más elevada en la pasada huelga de funcionarios convocada en el mes de julio.

El transporte urbano funcionó con servicios mínimos a primera hora de la mañana al personarse en el lugar de salida un piquete formado por 50 personas. No funcionarios las líneas 11 y 12 que conducen a la estación del AVE, por no haber desplazamientos ferroviarios. Tampoco funcionó el autobús turístico.