El presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, presentará mañana en un acto social la leche Tierra de Sabor, que se comercializará de momento en cinco grandes superficies (El Árbol, Carrefour, El Corte Inglés, Eroski y Lupa) en los próximas días y garantizará la calidad del producto con ciertos requisitos que permitirán además pagar al ganadero una prima de hasta 2,7 céntimos por litro según criterios, más el precio de mercado.

El acto se desarrollará a partir de las 19 horas en la Cúpula del Milenio de Valladolid después de casi un año de recorrido desde que se conociera el proyecto. Se trata de una iniciativa impulsada por la Consejería de Agricultura y Ganadería en la que, por primera vez, se presta el lema de la campaña de promoción de productos de calidad de Castilla y León para que se convierta en una marca individual que gestionará Gaza, tras ser la adjudicataria el 28 de diciembre de 2011 de este proyecto. Para ello adquirirá leche a la cooperativa leonesa LAR, con sede en Veguellina de Órbigo.

La consejera de Agricultura, Silvia Clemente, que también intervendrá en la presentación, sostiene que se garantizará “un precio justo” a los ganaderos para que cubran los costes de producción, algo que en la actualidad “no sucede en muchos casos” y que Tierra de Sabor “sí asegura porque fija una fórmula matemática en función de los costes y el mercado”. El Ejecutivo confía en vender 176 millones de litros.

Desde la Junta subrayan que esta leche pretende incrementar el prestigio del sector lácteo de la región e impulsar la comercialización de la producción de los ganaderos de la Comunidad para, de esta forma, evitar las pérdidas en el sector generadas por los incrementos de los costes de producción. Clemente cree que tendrá una repercusión directa en el sector productor, ya que la venta de leche bajo este distintivo permitirá asegurar al ganadero un precio mínimo de venta de su producción, de manera que sea rentable y se pueda garantizar el mantenimiento de su actividad.

La leche Tierra de Sabor asegura unos requisitos de calidad superior y garantiza la trazabilidad acreditando que la leche envasada bajo la enseña procede única y exclusivamente de ganaderos de Castilla y León y que cumple unos criterios establecidos con las máximas exigencias de calidad. Los parámetros higiénico-sanitarios de la leche en general producida en las explotaciones se evalúan mediante el parámetro bacteriológico y el de Células Somáticas y para este producto se han establecido los criterios más exigentes.

 

Fuerte consumo en la Comunidad

Clemente presentó el 10 de febrero a los componentes de la Mesa Regional del Vacuno de Leche las características del producto, a los que solicitó su apoyo al nuevo producto y su implicación como prescriptores con el resto de la sociedad para lograr la implantación del proyecto. También los convenció de que se lanza en un momento propicio por los datos de consumo del mercado lácteo de la región, que superó los 251 millones de litros en alimentación en Castilla y León en 2011, lo que supone el 7,7 por ciento del total nacional y representa un valor económico de 170,7 millones de euros.

En la Comunidad, las familias hacen una compra media anual de 259,7 litros de leche, un 28,5 por ciento superior a la nacional, que asciende a 202 litros. Además, los consumidores de la Comunidad muestran una mayor intensidad en la adquisición de leche. Cada castellano y leonés adquiere de media 12 litros cada vez que compra leche, frente a los nueve litros de los consumidores del resto del país.

Por ello, desde la Junta reiteran que esta leche debe llegar a los lineales con la identificación y garantía de trazabilidad que otorga Tierra de Sabor desde el origen, siempre procedente de granjas regionales, hasta el consumidor.

 

Importancia del sector

Castilla y León, con 2.300 explotaciones ganaderas y 100.000 cabezas de ganado bovino dedicadas al vacuno de leche, cuenta con una producción que supera las 800.000 toneladas de leche anuales, el 51 por ciento dedicado a consumo de leche y el 49 a la producción de queso. Esta cifra sitúa a la Comunidad como la segunda región productora de leche de vaca en España con el 13 por ciento del total nacional.

La estructura y dimensión del sector lácteo en Castilla y León ha cambiado en los últimos años en comparación con otras autonomías y con la Unión Europea. Se ha pasado de una cuota de 150 toneladas por explotación en 2002 a las 366 en 2011, mientras que la media en España se sitúa en 270 y en la UE en 305. En total, la Comunidad tiene una cuota de producción asignada de 779.000 toneladas de leche, aunque produce por encima. El 60 por ciento de esa materia se dirige a quesos y el resto se comercializa como leche líquida.

Estos resultados son fruto de la inversión realizada en los últimos diez años por los ganaderos y que alcanza los 247 millones de euros, lo que supone una inversión superior a los 100.000 euros por explotación.

Además de por la cantidad, la leche de Castilla y León se diferencia por ser de una alta calidad y muy natural. Las vacas son alimentadas con cereales, principalmente cebada y maíz, y con forrajes, alfalfa deshidratada y bezas, procedentes de la región y cultivados de forma tradicional. La nutrición del ganado bovino y su forma de producción proporcionan a la leche producida en la Comunidad su excelente calidad además de unas características más sanas y naturales. El sector vacuno de leche tiene una fuerte vinculación al territorio al dinamizar la economía de las zonas en las que se ubican las explotaciones y ayudar a la fijación de población en esos entornos.