El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Antonio Silván reconoció hoy que las infraestructuras de Castilla y León, y las de Segovia, “están apartadas” porque la prioridad está en garantizar los servicios públicos básicos en el ámbito de la Educación, Sanidad y Servicios Sociales. “Todo lo demás tendrá su tiempo”, señaló.

Silván, que firmó en Segovia un acuerdo de colaboración para la ejecución de la segunda fase del Centro de Tratamiento de Residuos de Segovia, aseguró que el escenario de crisis impone, a las administraciones y gobiernos competentes, objetivos prioritarios y que el actual escenario “marca el ámbito de las infraestructuras viarias”,

No obstante el consejero reiteró en que la Junta de Castilla y León no renunciará a los objetivos recogidos en los planes en materia de infraestructuras pero que éstos tendrán que ajustarse a unos presupuestos “realistas y ajustados”.