El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Antonio Silván y el presidente de la Diputación Provincial de Segovia, Francisco Vázquez, firmaron hoy el acuerdo de colaboración para la ejecución de la segunda fase del Centro de Tratamiento de Residuos de Segovia en la localidad de Martín Miguel y el sellado del actual depósito de rechazos del Centro de Tratamiento de Residuos de Segovia en la localidad de Martín Miguel. Durante firma del convenio, Silván destacó que la próxima semana se llevará a cabo la licitación de la contratación ejecución y construcción de este proyecto cuya inversión asciende a 5.408.106 euros cofinanciados, como manifestó el consejero, entre el Consorcio Provincial de Gestión Medio Ambiental de Segovia, que aportará cerca del millón y medio de euros, y la Consejería de Fomento y Medio Ambiente cuyo presupuesto asciende hasta los 3.908.106 euros.

En este sentido, el encargado del área de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, señaló que el nuevo depósito tendrá una capacidad aproximada de 358.000 metros cúbicos y una vida útil de siete años, y añadió que tendrá un plazo de ejecución de nueve meses para su construcción y tres meses para el sellado de la primera fase. Su puesta en marcha, explicó Silván, contempla además la impermeabilización y los drenajes necesarios, así como una nueva balsa de lixivados con una capacidad de 3.666 metros cúbicos.

El consejero consideró que Segovia cuenta con un completo sistema de gestión de residuos urbanos y destacó los treinta y seis millones de euros invertidos en la construcción del CTR de Las Huertas y el depósito de rechazos de Martín Miguel. Por otro lado, Antonio Silván citó las cinco plantas de transferencias, los catorce puntos limpios, y los cuarenta vertederos que había en la provincia y que en la actualidad están inactivos y sellados, como “uno de los objetivos prioritarios” de la política ambiental de Castilla y León. Silván añadió que de los 466 vertederos de la Comunidad, en la actualidad se han clausurado un total de 390, “casi el 84%” con una inversión superior a los 100 millones de euros.

En su visita a la capital segoviana, el consejero señaló que la actuación se incluye dentro del marco del Plan Regional de Residuos Urbanos y Residuos de Envases con el que se “ha dotado a los ayuntamientos de las herramientas necesarias para una gestión de calidad y orientada a la reducción progresiva de la cantidad de residuos generados por persona y año”.

La inversión, que alcanza los 390 millones de euros, “ha permitido que todas las provincias de Castilla y León cuente con sistemas de gestión residuos urbanos”, aseveró Silván, y se incluyen en éstos, plantas de transferencias, centros de tratamiento de residuos, puntos limpios, que “son las infraestructuras clave para esa selección, ese transporte, esa clasificación, y esa eliminación de los residuos”.