La victoria por mayoría absoluta del PP en las elecciones generales del pasado domingo supondrá cambios de responsables institucionales en la Administración Periférica del Estado en el ámbito autonómico y en las provincias, aunque no de manera inmediata. Hasta 240 cargos públicos, de las diferentes instituciones del Gobierno central en la Comunidad están en el aire, según algunas fuentes, si bien precisan que el relevo no suele ser mecánico. El cargo más importante en este traslado de poderes es el de la persona que ocupe la Delegación del Gobierno en Castilla y León. El actual delegado, ya en funciones, Miguel Alejo, será el primero en ser relevado.

Se trata del cargo más político de todos los existentes ya que representa al Gobierno en la Comunidad Autónoma y en este caso será del mismo color político, el PP, que el Ejecutivo de Castilla y León. Pero antes tienen que constituirse las Cortes, celebrarse la investidura de Mariano Rajoy y que éste nombre a su equipo ministerial. A partir de ahí, el ministro o ministra responsable nombrará a los delegados del Gobierno, competencia que en la pasada legislatura ostentó el titular de Política Territorial.

Los cambios más inmediatos se producirán, por tanto, en la Delegación del Gobierno y en las nueve subdelegaciones, donde, no obstante, sus responsables tienen que tener la condición de funcionarios del grupo A. Otro cambio, entre los más próximos que ven las fuentes consultadas, es el del presidente de la Confederación Hidrográfica del Duero. Su actual titular, Antonio Gato, se ha significado y ha tenido varios enfrentamientos con responsables de la Junta de Castilla y León.

Todos los ministerios, excepto Asuntos Exteriores y Presidencia, tienen una estructura en las comunidades y provincias, incluso los departamentos cuyas competencias están transferidas a las autonomías, como es el caso de Sanidad o Educación. Son veinticinco los departamentos en las nueve provincias y más de 240 responsables de ellos, que van desde la Gerencia de Justicia, Jefatura Superior de Policía, Delegación Especial de la Agencia Tributaria, Demarcación de Carreteras, Oficina de Extranjería o Archivos.

Puede haber cambios en esos niveles, señalan las fuentes consultadas, si bien precisan que la experiencia ha reflejado que no se producen de forma mecánica por unas elecciones, sino en función de lo que decidan las personas que asuman después los ministerios o altos cargos de estos.