La Agrupación Industrial de Hosteleros Segovianos (AIHS) han vuelto a denunciar la instalación de las “mal llamadas” ferias del marisco y pulpo a los pies del Acueducto y ha criticado las supuestas facilidades que el Ayuntamiento de Segovia ofrece a las mismas y el “acoso” al que se ven sometidos los empresarios segovianos.

Según AIHS, se exige el cumplimiento de diferentes normativas como “la prohibición de cerrar totalmente las terrazas, poner música, que el mobiliario sea de unas determinadas características, que la cartelería se ponga en sitios determinados, no anunciar alcohol, etc, y sin embargo a estas empresas si se lo permiten”.

Además, la agrupación que dirige Julián Duque se dirigió a este tipo de iniciativas criticando que “no son más que restaurantes privados” que también venden productos que entran en competencia con los hosteleros segovianos que durante todo el año “mantienen puestos de trabajo y pagan impuestos haga bueno o malo”, mientras que ellas eligen las mejores fechas. Además, recuerdan que antes se instalaban una vez al año mientras que en la actualidad se repiten en dos o tres ocasiones anuales.

Para finalizar, desde AIHS inciden en que velarán para que las distintas administraciones «hagan cumplir la ley, en las mismas condiciones que nos obligan a nosotros». Además, concluyen señalando que «estamos encantados que se celebren en Segovia diferentes eventos que traigan visitantes pero creemos que este tipo de negocios, deberían situarse en el recinto ferial que para eso esta, y no ubicarles en los sitios más emblemáticos de nuestra ciudad, como a los pies del Acueducto, ya que no es la mejor imagen de Segovia. Hay que tratar de cuidar el sector que directa e indirectamente da vida a esta ciudad».