Vecinos de Muñoveros han denunciado el “acoso” sufrido el pasado sábado por la noche durante las fiestas de la Exaltación de la Cruz de la localidad segoviana. Según han explicado varios testigos a Segoviaudaz.es, un total de siete agentes de la Guardia Civil de Turégano, cuatro de ellos vestidos de paisanos, irrumpieron en las celebraciones para llevar a cabo una redada en la que incluso cachearon a menores.

“Es muy fuerte lo que estamos viviendo. Agentes que irrumpen en las fiestas patronales de un pueblo de 150 habitantes”, denunciaban a través de la red social Twitter, la Asociación Cultural La Fragua de Muñoveros quien además señalaba “¿es normal registrar a menores, a niños? Dónde están las mansiones, dónde están los cochazos?, es un pueblo de ganaderos!!”. A ellos se sumaban otros perfiles quienes tildaban lo ocurrido de “esperpéntico”.

Según las mismas fuentes consultadas los agentes habrían incluso disparado al aire tras entrar en un bar poco concurrido. “Es la gota que colma el vaso”, aseveran para lamentar el hostigamiento al que aseguran que se está sometiendo a vecinos de la localidad. No obstante, fuentes oficiales han desmentido la existencia de ningún disparo. 

Por su parte, fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Segovia, informaron de que se trataba de un dispositivo llevado a cabo por agentes de la Compañía de Sepúlveda para identificar el desarrollo de actividades sin autorización en un local del municipio y que se saldó con 14 denuncias a ciudadanos por alteración del orden público y una por tenencia ilícita de drogas.

En base a las leyes de Seguridad Ciudadana y de Espectáculos Públicos, el local no cumplía con los requisitos exigidos según las mismas fuentes, quienes además señalaron que se procedió a realizar el registro en horario nocturno buscando molestar lo menos posible a los ciudadanos, aunque las fiestas patronales hicieron que existiera mayor afluencia de público de lo normal.  

Se prevé que varios vecinos presenten en la sede de la Subdelegación del Gobierno segoviana un escrito de queja para denunciar el hecho y advertir del «desproporcionado» despliegue que se llevó a cabo el pasado sábado en el marco de las fiestas del municipio.