Los servicios jurídicos de la Fundación del Toro de Lidia y de la familia de Víctor Barrio presentaron ayer jueves una denuncia por amenazas y contra el honor de Raquel Sanz Lobo, mujer de Barrio, tras los “comentarios vertidos en distintas redes sociales” contra Lobo después del fallecimiento del torero el pasado mes de julio en Teruel.

La Fundación, mediante un comunicado hecho público en las redes sociales manifestó el “objetivo de perseguir judicialmente todos los delitos cometidos hacia el torero, su familia, su profesión y la tauromaquia en su conjunto”, manifestaron. Además, la Fundación aseguró haber interpuesto “tres denuncias por amenazas y contra el honor, una demanda de conciliación previa a una querella por injurias y otra querella por enaltecimiento del terrorismo que se está ultimando”, explicaron.

“Desde la Fundación y sus servicios jurídicos se siguen analizando los miles de mensajes recibidos y preparando y ultimando acciones judiciales con la misión de que ningún ataque a la tauromaquia quede impune”, concluyeron.