El Colegio Claret ha apartado de toda actividad docente y educativa a un misionero claretiano, profesor en el centro, tras una denuncia interpuesta por la familia de una alumna el pasado jueves, 14 de noviembre. El centro, que ha informado previamente a todas las familias con hijos matriculados, posteriormente ha hecho público un comunicado a los medios de comunicación, en el que lamentan el posible daño sufrido por las personas implicadas y manifiestan su “más profundo rechazo a toda conducta contra la dignidad de las personas”, deseando que la situación se resuelva de la forma más justa posible. En este sentido, el centro ha confiado en que “la actitud constructiva de todos ayude a minorar el daño sufrido por las personas implicadas, que lamentamos profundamente”.

Así, el centro ha comunicado que recabó la versión del docente, informando igualmente a los padres de la alumna. Estos hechos se produjeron el 30 de octubre y el lunes 4 de noviembre, primer día lectivo después del puente de Todos los Santos, los superiores de la Congregación ordenaron al denunciado que restringiera su participación en las actividades del centro y le prohibieron ponerse en contacto por cualquier vía con la alumna y su familia. Posteriormente se procedió a obligar al profesor a que abandonara cautelarmente toda actividad docente y educativa, medida cuyo cumplimiento ha garantizado el Centro.

Hasta que el caso no se resuelva por la vía judicial, el denunciado residirá fuera de Segovia apartado de toda actividad educativa, señalan desde el centro quienes han mostrado su absoluto respeto a la acción de la Justicia, y su disposiciñon a colaborar en aquello que se les requiera. Además, invitan a que el caso sea abordado procurando el menor perjuicio a los alumnos del centro, sus familias y el conjunto de la comunidad educativa.

Para finalizar, el Colegio Claret no ha descartado tomar nuevas medidas a nivel institucional y ha lamentado los daños que ya se han originado.

DEJA UNA RESPUESTA