Ya pasada la resaca de las elecciones, una se pregunta delante del televisor y de los principales periódicos aquello de ‘¿quién le ha vestido? ¿su peor enemigo?’ y es que los políticos de este país, en ocasiones, dejan al azar la talla del traje, el color o incluso el tipo de tejido que han de utilizar en cada aparición pública que realizan.

La comunicación no verbal, es decir, aquello que se expresa sin palabras, mediante gestos, miradas, estilo personal, etc tiene el mismo nivel de impacto en la mente de las personas que el discurso en sí mimo.

Desde Segoviaudaz.es repasamos tres claves que debería contralar el panorama político cuando realizan mítines o debates en televisión. La audiencia se da cuenta de cada pequeño (o gran) detalle. Nada se nos escapa y el contenido puede perder toda su fuerza.

 

LA IMPORTANCIA DEL TRAJE

El traje enmarca la figura masculina y resalta las características del portavoz. Debe caer de manera reposada en los hombros y marcar la silueta formando una T. Las hombreras deben descansar en consonancia con la costura de la chaqueta y nunca ser demasiado grandes ya que ofrecería una imagen pobre del político. La corbata ha de colocarse recta. Siempre. Mucha atención al bajo de los pantalones: éstos deben descansar sobre el talón creando una suave arruga en la parte del empeine.

Debemos tener en cuenta que el contenido del discurso es un factor importante a la hora de difundir el objetivo de la comunicación pero no nos olvidemos del aspecto exterior, el movimiento de las extremidades, las miradas, el tono de la voz. Todo forma el conjunto de la base del discurso, y una chaqueta mal cortada, o una talla de más (o de menos) pueden arruinar ese momento que el político ha estado preparando durante meses.

 

EL BRILLO EN LA PIEL

Cuando llega la hora del mitin debemos tener muy en cuenta por supuesto los colores del partido al que representa pero no debemos olvidar el maquillaje. Colores suaves, ojos delineados en colores tierra y nada de brillos. Solemos ver a las mujeres (y hombres) en los atriles con la piel brillante, quizás por el esfuerzo que supone hablar a millones de personas o quizás por su tipo de piel. ¡Aun así fuera brillos!

 

EL CABELLO

Hombres: cuidado con aplicar demasiado tiente que deje en evidencia las canas de la barba. En su justa medida puede rejuvenecer, sin embargo en el caso de pasarnos demasiado con el Just For Men suele dar una imagen negativa, intentando esconder los años que se poseen y por tanto ¿qué más esconderá? Mucho cuidado.

Ellas deberán ir peinadas pero sin ‘estilo casco’. Estilo capilar relajado, sin necesidad de dar demasiadas pistas sobre las horas que han estado en la sesión de peluquería y maquillaje. En este caso la atención debe centrarse en el discurso.

 

Sigue a Book Trendy Girl en su blog

En Facebook

Y en Twitter @BookTrendyGirl