La consultora Cognodata señaló que en Castilla y León sobran en la actualidad 459 oficinas bancarias, es decir, la sexta parte (14,8 por ciento) del total de sucursales, que en la Comunidad asciende a 3.109. Se trata de una cifra tres puntos por encima de la media española, donde será necesario el cierre, según esta fuente, de cerca de un 11 por ciento de las oficinas en 2010 como continuación del proceso iniciado el pasado año y con el objetivo de adaptarse a la situación económica del mercado.

Así, Castilla y León será, en porcentaje, la tercera comunidad más afectadas por tener una de las redes de oficinas más sobredimensionadas del país, ya que en La Rioja se recomienda cerrar el 18,6 por ciento de las 490 oficinas, mientras que en Aragón, el 16 por ciento de las 1.765.

Estas son las principales conclusiones de un estudio realizado por Cognodata, consultora pionera en Estrategia de Clientes, que analiza el tamaño de la red bancaria en España y la repercusión del cierre de oficinas. Las comunidades autónomas con mayor excedente en este sentido son La Rioja, Aragón, Castilla y León y Extremadura, mientras que Canarias, País Vasco, Madrid y Cantabria son las que menor reducción requieren.