La localidad segoviana de El Espinar celebra estos días la fiesta de Los Gabarreros para recordar los viejos oficios rurales que se han desarrollado en el monte durante los últimos siglos y que están viéndose transformados con las nuevas tecnologías de explotación maderera y ambiental.

La celebración, que cuenta con la declaración de Fiesta de Interés Turístico Regional, representa un “homenaje al hombre y a la naturaleza”, según el alcalde David Rubio, quien lamentó que la lluvia haya deslucido algunas actividades como las demostraciones de trabajos que se realizaban en el pinar, como cortas de troncos o desramados. Sin embargo, otras exhibiciones como los desfiles de hacheros, de yuntas de bueyes o arrastre de madera hicieron las delicias de los asistentes.

La fiesta comenzó el sábado con el pregón del profesor y escritor Bernardo Souviron, que hizo una alabanza a la historia del municipio y dijo que El Espinar “está forjado por los gabarreros”, por lo que reclamó mantener el recuerdo hacia estos oficios.

En este sentido, el alcalde espinariego anunció que el municipio instalará el próximo mes una escultura que servirá de homenaje al gabarrero, realizada en acero, y que estará ubicada en la rotonda de la entrada principal a El Espinar.

El programa de este año incorpora algunas novedades como las demostraciones en el colegio de la historia del pueblo “con el objetivo de arraigar la fiesta desde abajo”, según el presidente del Centro de Iniciativas Turísticas, Juan Jesús María. Además se realizaron proyecciones del documental titulado ‘Los gabarreros en el cine’, y se ha completado la programación con actos paralelos para dar un ambiente retro al municipio de la mano de la asociación de vehículos clásicos de Segovia, que expusieron sus reliquias en la plaza de La Corredera.

 

Gastronomía y homenajes

Como cada año, la fiesta incluyó la celebración de las jornadas gastronómicas, en las que este año participan ocho restaurantes. En sus menús han recuperado la cocina tradicional del municipio, con una oferta variada y equilibrada en precios. Debido al momento actual de crisis económica, los restaurantes han acordado que los menús no superen los 29,50 euros de precio por persona.

Antes de la clausura de las actividades, el espinariego Mauricio María, recibió un homenaje y fue nombrado ‘Gabarrero de Honor’, en un acto que estuvo lleno de emoción y recuerdos.

La fiesta cuenta con el apoyo de la asociación de cortadores de madera que colabora con el Centro de Iniciativas Turísticas de El Espinar, así como del Ayuntamiento y de varias empresas de la localidad.

Video de www.imaginart.org