El Ayuntamiento de Segovia estudia elevar el paso de peatones en el que fue atropellado el párroco de San José, Ignacio García de Santos. En declaraciones a los periodistas, el alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes ha señalado que el consistorio estudiará diferentes alternativas para ese lugar “con historia” ubicado entre la Avenida Padre Claret y Juan Carlos I, y que estaba incluido en la política de pasos elevados para los próximos años.

Tras el fallecimiento del párroco, Arahuetes ha descartado la instalación de un semáforo en el lugar, explicando que congestionaría el tráfico de la glorieta, que por sus propias características, ya debería de regular el tránsito por sí misma. No obstante, sí ha señalado que entre las posibles alternativas se podría eliminar la rotonda para crear una confluencia con semáforos como ocurre unos metros más abajo entre la Calle Coronel Rexach y la Avenida Padre Claret.

El edil ha recordado que el Ayuntamiento se vio obligado a instalar dicho paso de cebra, el único iluminado por el peligro que entraña su ubicación junto a la glorieta, porque los transeúntes cruzaban la calzada aún sin existir.

Respecto al conductor, el alcalde de Segovia ha asegurado que según los datos que a priori explicaron fuentes de la Policía Local, no conducía con exceso de velocidad, ni bajo los efectos de las drogas o el alcohol.