El dispositivo de vialidad invernal para las carreteras estatales cuenta este año con 63 máquinas quitanieves, una más que en el año pasado, de las que 59 son de empuje y cuatro dinámicas. Éste ha sido uno de los datos que ha aportado la subdelegada del Gobierno, María Teresa Rodrigo, en la presentación del Plan de Vialidad Invernal para la red de carreteras del Estado, conformada por 489 kilómetros.

Anteriormente, la subdelegada mantuvo una reunión con el comité ejecutivo que analiza y realiza el seguimiento sobre el protocolo de actuación ante nevadas y otras situaciones meteorológicas adversas en la red estatal, formado por responsables de la Guardia Civil, la Comisaría de Policía, el Ejército, la Jefatura Provincial de Tráfico, Protección Civil de la Administración General del Estado, la Unidad de Fomento, Montes de Valsaín, la Secretaría General de la Subdelegación, Iberpistas, Tragsa, Grupisa y Autovía del Arlanzón.

La subdelegada ha asegurado que “tenemos el dispositivo totalmente preparado” y ha añadido que “consideramos que es suficiente para hacer frente a las posibles contingencias que puedan ocurrir en esta campaña”. Continuó diciendo que, “de lo que se trata es de minimizar los efectos que la nieve y el hielo puedan tener en las carreteras, sin olvidar la oportuna atención de las personas que se encuentren en los vehículos, cuando sea necesario, y tratar de que los tramos y periodos con restricciones al tráfico y retenciones sean los menos posible”.

Medios y efectivos

De este modo, “con el afán de ofrecer la respuesta más rápida y eficaz posible ante los problemas que puedan ocasionar la nieve o el hielo en las carreteras este año contamos con 63 máquinas quitanieves, con lo que hemos rebajado la media hasta obtener una máquina por cada 7,7 kilómetros”, apuntó la subdelegada.

Además, la A-1 podrá contar, con otras 18 máquinas de empuje, que se encuentran en la zona de Madrid, pero que se desplazarían a la provincia de Segovia si fuese necesario, y con otras 13 en la zona de Burgos, en la misma situación. En las carreteras N-VI, N-603, N-601, N-110 y SG-20, estarán dispuestas 25 máquinas de empuje y dos dinámicas; en la A-1, nueve de empuje y dos dinámicas (mas las 18 de empuje de la zona de Madrid y las 13 de la zona de Burgos); y en las autopistas AP-6, AP-61 y AP-51, 25 de empuje.

Mientras, en total, se cuenta con 206.000 litros de salmuera y 10.405 toneladas de sal, cantidades superiores a las de la campaña anterior (191.000 litros de salmuera y 10.205 de sal), distribuidas por toda la provincia en 13 naves de almacenamiento, nueve silos y 12 depósitos de salmuera.

En la N-VI, N-603, N-601, N-110 y SG-20, se encuentran disponibles 4.510 toneladas de sal y 62.000 litros de salmuera; en la A-1, 2.080 toneladas de sal y 75.000 litros de salmuera (más la posibilidad de contar con 1.120 toneladas de sal de la zona de Madrid); y en las autopistas AP-6, AP-61 y AP-51, con 3.815 toneladas de sal y 69.000 litros de salmuera.

En cuanto a los recursos humanos, más de 600 efectivos trabajan en la campaña de vialidad invernal. Se trata de personal de la Subdelegación del Gobierno y de la Unidad de Protección Civil, de la Jefatura Provincial de Tráfico, de la Comandancia de la Guardia Civil, de la Comisaría de Policía, la Unidad de Carreteras del Ministerio de Fomento, la empresa Grupisa Infraestructuras (A-1), Tragsa y la Autovía de Arlanzón, entre otros.

Por último, la subdelegada del Gobierno ha recordado que este dispositivo del Estado se debería complementar con los trabajos de vialidad invernal de los propios ayuntamientos, dentro de sus términos municipales, para lograr así una mayor efectividad de los recursos.