“Objetivo Violencia Cero” es un ambicioso plan que implica a agentes sociales y organismos públicos y privados. El objetivo final del modelo es la inserción social y la vuelta a la vida normalizada de la víctima desde el respeto a su autodeterminación.

El plan, que se pondrá en marcha en 2015, persigue prestar una atención integral a cada víctima. Para ello se elaborará un proyecto individualizado de seguridad y autonomía, que cubra la prevención, el apoyo, la seguridad, la asistencia con recursos especializados y la integración, que cuente con un profesional de referencia que le acompañe durante todo el proceso hasta que pueda volver a tomar las riendas de su propia vida. Esta ayuda se prestará de forma “invisible” para preservar la seguridad.

El reto es actuar antes incluso de que la víctima presente una denuncia. Se trata de abandonar el modelo de espera, más centrado en actuar a partir de la denuncia, e incidir en la detección de las situaciones de maltrato, ya sea desde los servicios sanitarios, educativos o sociales, para iniciar los procesos de ayuda desde la fase más temprana posible y adaptados a las circunstancias de la mujer.

Para lograr este objetivo violencia cero, se requiere de la colaboración de toda la sociedad. De ahí que la Junta de Castilla y León, promotora del Plan a través de la Consejería de Familia e igualdad de oportunidades, implique en un trabajo en red a todos los agentes públicos y privados que intervienen en cada etapa del proceso para facilitar a la víctima esa atención integral.

Desde el pasado mes de julio, la Junta ha suscrito cinco convenios de colaboración   -con el Ministerio del Interior, Consejo General del Poder Judicial, la Federación Regional de Municipios y Provincias, la Fiscalía General de Castilla y León y el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León- que permitirán abrir el Registro Unificado de Violencia de Género de Castilla y León a profesionales de otras instituciones para integrar y compartir información sobre la historia social de las víctimas, aportada por los Servicios Sociales, y datos relevantes de que disponen los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, los jueces, los fiscales y los profesionales de las corporaciones locales vinculados a la atención a las víctimas de violencia de género.

La Consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Milagros Marcos, firmó en noviembre con el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, el segovianos José Luis Concepción, un convenio para el desarrollo del modelo ‘Objetivo Violencia Cero’/Ical