La bailarina cubana Alicia Alonso aseguró sentirse “muy feliz”, tras recibir el título de “Visitante Distinguida” de la ciudad de Segovia, en un acto celebrado en el patio del Ayuntamiento. A sus 95 años, considerada la gran dama del ballet y “prima ballerina assoluta”, aseguró que lleva en el corazón a Segovia.

Alicia Alonso recibió de manos de la alcaldesa, Clara Luquero, el diploma que la acredita como “Visitante Distinguida”, que fue seguida de una gran ovación de todos los asistentes puestos en pie. La gran dama de la danza afirmó que quería transmitir todo lo que siente su corazón, del que forma parte ya la ciudad. “Me siento muy feliz porque ustedes me han dado una gran felicidad”.

Para la impulsora del Ballet Nacional de Cuba, “lo más grande” que se le hace a un ser humano es reconocerle por su trabajo. Según Alicia Alonso, no hay nada más grande que el reconocimiento del “deseo de ser, de hacer y darse uno mismo a todos”. Aseguró sentirse muy bien y “comprometida con la vida”. Terminó su breve discurso, dando las gracias y que siempre “sabrán ustedes, aunque me muera, que les estoy dando las gracias siempre”.

Para la alcaldesa, Clara Luquero, es un “honor y un privilegio” tener a una gran figura internacional, que es “historia viva de la danza” y un “tesoro cultural en el mundo entero”.

Cultura social

Clara Luquero señaló que además de su extraordinaria calidad artística, lo que más le emociona de la trayectoria de Alicia Alonso, es su compromiso social. Recordó que estando en la cumbre de su carrera como primera figura del Ballet de Nueva York, regresó a su país, para formar el Ballet Nacional de Cuba.

Llevó la danza a todo el mundo, a las fábricas y a los talleres. “Bailó para quienes nunca habían ido a un teatro pero tienen derecho a la cultura”, explicó Luquero, lo que es toda una inspiración para “una ciudad que cree en el papel de la cultura como elemento de transformación social”.

Figura internacional

Alicia Alonso está considerada como una de las personas más influyentes del siglo XX. Cuenta con las más grandes distinciones internacionales. Es embajadora de la Unesco, posee la Encomienda de Isabel la Católica de España, la Legión de Honor Francesa o la Medalla del Congreso de Estados Unidos.

La gran dama cubana del baile es la madrina del Instituto de Danza de la Universidad Juan Carlos, que además lleva su nombre. Un proyecto universitario con el que Segovia está colaborando para ofrecer parte de su formación artística en La Cárcel-Centro de Creación.