El Gobierno de España aprobó el Plan Industrial del Vehículo Ecológico (PIVE) para la adquisición de vehículos “sostenibles” con una ayuda de 2.000 euros para los que quieran cambiar sus vehículos antiguos por otros que sea “medioambientalmente” más eficientes y sostenibles. En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, detalló que esta medida impulsada por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo incentivará la adquisición de vehículos eficientes.

Con este proyecto se busca retirar de la circulación, acelerar el ‘achatarramiento’, de aquellos turismos de más de 12 años y de las furgonetas de más de diez años de antigüedad, ya que estos dos tipos de vehículos son lo que se podrán acoger a este tipo de plan prever. La vicepresidenta señaló que se tratará de sustituir estos vehículos antiguos por otros de menor consumo y menores emisiones de CO2.

La subvención de 2.000 euros, como mínimo, será aportada en un 50 por ciento por el Estado y la otra mitad por los fabricantes. Según Sáenz de Santamaría esta medida servirá par a la compra de un coche que no supere los 25.000 euros, excluido el IVA. Según detalló Industria, la cuantía de la ayuda pública aportada por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo es de 1.000 euros por vehículo. A esos 1.000 euros se suma el descuento que ha de aplicar el fabricante o importador del nuevo vehículo incentivable en la factura de compraventa y que será, como mínimo, de 1.000 euros.

Podrán beneficiarse de estas ayudas particulares, profesionales, autónomos, microempresas y pymes. Las obtendrá directamente, mediante el descuento correspondiente en el punto de adquisición del nuevo vehículo, es decir, en los concesionarios, que previamente se han tenido que adherir a este Programa mediante un procedimiento regulado y publicado en la página web de Idae.

Esta ayuda es compatible con otras vigentes siempre y cuando éstas provengan de fondos propios de las comunidades autónomas y de fondos europeos.

Se estima que el ahorro energético asociado al Programa PIVE, dotado con unos fondos de 75 millones de euros y vigente desde el 1 de octubre de 2012 y hasta el 31 marzo de 2013 ó agotamiento de los fondos, asciende a 26,1 millones de litros de combustible/año. Eso significa, en términos económicos y al precio actual del barril, un ahorro de 16 millones de euros/año, a lo que hay que añadir una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero de 54.000 toneladas/año de CO2, según puntualiza el Gobierno.

 

Transporte

Por su parte, el departamento que dirige José Manuel Soria informó que el sector del transporte en España es el principal consumidor de energía final (37,4 por ciento en 2010), así como el principal emisor de gases de efecto invernadero (29,5 por ciento del total en el mismo año), enfrentándose a un importante reto en los próximos años para conseguir que nuestro país cumpla con los compromisos internacionales en cuanto a sostenibilidad ambiental y limpieza de aire en las ciudades.

El sector se caracteriza, además, por tener una estructura de consumo dominada por productos petrolíferos importados prácticamente en su totalidad, lo que contribuye a nuestra elevada dependencia energética del exterior, próxima al 80 por ciento, muy superior a la media europea que es del 54 por ciento, con los consecuentes efectos en el déficit exterior y en la inflación.

Por último, la considerable caída de ventas de vehículos registrada en España en los últimos años ha provocado un envejecimiento del parque de vehículos de nuestros país que implica que sea menos eficiente y segura y, por tanto, más costosa.

DEJA UNA RESPUESTA