Los vecinos de la localidad segoviana de Zarzuela del Pinar se encuentran conmocionados tras conocer la identidad de uno de los militares muertos ayer tras una explosión, Mario Hernández Mateo, de 34 años de edad, que frecuentaba el pueblo y donde tenía antecedentes familiares.

Era uno de los cinco militares que murieron ayer al explotar varios artefactos durante unos trabajos de adiestramiento de desactivación de explosivos en las instalaciones militares de Hoyo de Manzanares (Madrid).

El joven militar pasaba muchos fines de semana en la localidad segoviana, donde cuenta con familia y de donde era natural su madre. Además la novia del joven también es nacida en Zarzuela del Pinar y recientemente se habían trasladado a vivir juntos a Madrid.

Algunos vecinos señalaron que la noticia causó una fuerte “conmoción” entre las muchas personas que le conocían, pues “era raro el fin de semana que no venía al pueblo”. De forma precipitada, algunos vecinos se trasladaron ayer a Madrid para interesarse por lo ocurrido y acompañar a los familiares más próximos.

Mario Hernández Mateo era sargento del Ejército de Tierra de la brigada acorazada número 12 de El Goloso, en Madrid. El joven había nacido en la capital madrileña el 10 de octubre de 1977. Estaba soltero pero vivía con su novia desde hacía algunos meses. Al parecer, él era uno de los militares que estaba impartiendo instrucciones en el Centro Internacional de Desminado, donde ocurrió el suceso cuando participaban en la forma en que se desactivan explosivos. Había estado destinado en misiones internacionales militares como Kosovo, ISAF (Afganistán) y Bosnia.

“Ha sido un mazazo para todo el pueblo”, señaló una vecina que indicaba que el joven estaba muy integrado en Zarzuela, donde participaba en las fiestas y contaba con muchos amigos. Además la familia de su madre, Marisol, nacida en Zarzuela del Pinar, era muy extensa. También el hermano mayor de Mario, Javier, acudía habitualmente al pueblo en vacaciones y para pasar los fines de semana.