El incendio que ayer se desencadenó entre las localidades segovianas de Frumales y Dehesa Mayor, ubicadas a escasos kilómetros de Cuéllar, se encuentra a estas horas totalmente perimetrado y, a falta de labores “de remate” en los puntos calientes, puede considerarse que se encuentra fuera de peligro, según avanzó a Segoviaudaz.es el delegado territorial de la Junta en Segovia, Javier López-Escobar.

No obstante, “sigue habiendo mucho calor en su interior” por lo que continúan trabajando en la zona cuatro autombombas, dos agentes, un técnico medio ambiental y dos helicópteros, que a falta de la perimetración final desde tierra, calcularon cerca de 40 hectáreas arrasadas por el fuego.

Originado en torno a las 16.15 horas en una de las orillas del río Cega que atraviesa en un monte de utilidad pública por causas que aún se desconocen, el incendio alertó a los vecinos de localidades próximas ante la “gran columna de humo” que se podía divisar desde diferentes zonas de la provincia segoviana. La afección a superficie arbolada y el avance del fuego obligaron a activar el nivel 1 del Infocal a las 17.26 horas por la posible afección de más de 30 hectáreas de superfie arbolada.

Temiendo su rápida propagación por una zona repleta de pinares resineros, como explicó el alcalde pedáneo de Dehesa Mayor, José Antonio Olmos, fueron muchos los vecinos de Frumales que se desplazaron hasta la zona para interesarse en las labores de extinción del fuego. En el lugar vecinos y curiosos, pudieron contemplar el trabajo del dispositivo que alcanzó hasta más de 60 efectivos sofocando las llamaradas.

Hasta su declaración de nivel 0 en la mañana del domingo a las 9.20 horas, participaron siete helicópteros, cuatro cuadrillas helitransportadas, cinco autobombas, dos de la Junta de Castilla y León y tres de los ayuntamientos de Coca, Íscar y Cuéllar, dos tractores, agentes medioambientales y un técnico-director de extinción.

Las causas, que por el momento se desconocen, apuntan según varias fuentes consultadas a que se trataría de un incendio provocado posiblemente por cangrejeros que, por la hora y el lugar, debían estar pescando en el río. Aunque tampoco está confirmado que el fuego se originara en el propio río Cega, los indicios señalan que comenzó desde una de sus orillas y probablemente por una hoguera encendida.  A la vez que incidió en la necesidad de extremar las precauciones en época estival, el delegado territorial de la Junta, Javier López-Escobar incidió en que no existen pruebas concluyentes para determinar el origen del incendio por lo que esperará hasta que concluyan las investigaciones para dar a conocer las causas del mismo.