El director del Festival Internacional de Títeres de Segovia ‘Titirimundi’, Julio Michel, consideró hoy que la subida del IVA cultural responde al “deseo de penalizar” del Gobierno de España y aseguró que afecta tanto al propio sector artístico como al público. Michel, que tildó la subida del impuesto al 21 por ciento de “inesperada”, “dramática” y “exagerada”, aseguró que la medida supuso además una reducción del 5 por ciento en el montante destinado al festival por parte del Ayuntamiento de Segovia en los últimos tres años.

Las consecuencias de los recortes en cultura se tradujeron según Michel en la pérdida de 11 puestos de trabajo durante este año en el festival que viene contando con 25 empleados normalmente. Además, el director consideró “muy grave” la reducción de 15 compañías en la programación de 2013 porque “es su trabajo”.

“De la administración nunca hay que confiar mientras no haya un papel de por medio”, aseveró para explicar que el festival espera la resolución de una ayuda de 24.000 euros que el año pasado dejó de tener carácter nominativo, es decir, de concederse automáticamente. Michel se mostró poco optimista para la recepción de esa ayuda y aseguró que Titirimundi podría arrastrar una deuda de esa cantidad hasta el año que viene, o en el peor de los casos, aunque esperó que finalmente sea de alrededor de 8.000 euros.

Aparte del festival de títeres, Michel se refirió a la subida del precio de las entradas que “nos negamos a asumir” en la programación que durante todo el año se representa en La Cárcel_Segovia Centro de Creación. Según Julio Michel, los espectáculos, de iniciativa privada, pierden hasta un euro por cada entrada al no incrementar el IVA cultural.

Michel asistió a una convocatoria de prensa de Izquierda Unida Segovia para apoyar una moción en la que el grupo político instará al Gobierno a reducir el IVA cultural del 21 al 4 por ciento. El portavoz de IU, Luis Peñalosa, lamentó el “mazazo” la implantación del impuesto en un sector dañado que en 2012 ha perdido 36.000 puestos de trabajo y que en los últimos cuatros años ha sufrido una reducción presupuestaria acumulada de un 70 por ciento, según sus datos.

Una “guillotina, aseveró Peñalosa, quien aseguró que al Gobierno central se le olvida que la cultura no sirve exclusivamente para generar ingresos sino que tiene una función educativa, de formación y de espíritu crítico “que es lo que ellos no quieren”. Además, el portavoz de IU lamentó que la ausencia de un marco legal para el conjunto de las artes, la propuesta de Ley de Mecenazgo y la de Ley de Propiedad Intelectual “deja al arbitrio de las multinacionales y los poderes económicos el futuro de la cultura”.