La Consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente ha mostrado su apoyo a los ganaderos frente a la reforma de la PAC. Su reunión con ASOPROVAC, la Asociación de Productores de Vacuno de Carne de Castilla y León la permitió valorar las consecuencias que la reforma de la Política Agrícola Común tendrá para este sector. La reforma planteada está basada en un pago por superficie, lo que será perjudicial, sobre todo, para el sector del cebo. Además, la Comisión Europea plantea numerosas exigencias medioambientales y pocas medidas de instrumentos de mercado.

Este pago directo supone, según Silvia Clemente un hecho negativo para “ los productores con derechos históricos elevados como sucede en muchos casos en el vacuno de cebo de la Región”. Unos pagos que tampoco tienen en cuenta el modelo de producción de cebo, no ligada al suelo y que no puede utilizar, por circunstancias geográficas y agronómicas, la superficie para alimentación de los animales. La reforma contempla la posibilidad de conceder pagos acoplados con un límite financiero entre el 5 % y 10%, para sectores más vulnerables. Estos pagos acoplados, como ha destacado la consejera “permitirían corregir algunas situaciones que con el nuevo modelo de aplicación se encuentren en desventaja pero debemos ser conscientes que su alcance es limitado ya que serían muchos los sectores y el presupuesto es reducido para tanta demanda”. Además, la diversificación de cultivos, el mantenimiento de pastos permanentes y/o las tierras con fines ecológicos demuestran que la Comisión Europea no ha tenido en cuenta las prácticas medioambientales que han venido desarrollando los ganaderos de Castilla y León.

Las nuevas exigencias medioambientales son, según palabras de la consejera de Agricultura y Ganadería, más fáciles para de cumplir en las explotaciones extensivas de vacas nodrizas por sus características específicas que en el caso de las de cebo que no disponen de base territorial.

Silvia Clemente ha pedido a la Comisión reflexionar en las denominadas cuestiones de reciprocidad en los intercambios comerciales o “revisar y rebajar las exigencias impuestas a nuestros productores”. La consejera de Agricultura y Ganadería ha trasladado a los miembros de ASOPROVAC que desde el Gobierno regional se trabajará, en colaboración con el sector, para intentar modificar esta reforma.