La DGT organiza el próximo 18 de noviembre la Campaña de Control de Tráfico Escolar con el objetivo de concienciar de la necesidad  de que tanto los autobuses como los conductores se ajusten a las normas de tráfico. Esta campaña incluirá controles de carácter administrativo, sobre autorizaciones y documentos de los vehículos; técnicas y de elementos de seguridad de los autobuses; y sobre los requisitos que debe cumplir el conductor, como permiso de conducir, tiempo de conducción o descansos.

La subdelegada de gobierno, María Teresa Rodrigo remarca que “los accidentes de tráfico son la primera causa de muerte y lesiones graves entre los niños de 0 a 14 años de edad”. Entre las condiciones de seguridad que deben cumplir los transportes escolares, además de la existencia del acompañante, la campaña se centrará en la antigüedad de los vehículos, los seguros de responsabilidad o la obligatoriedad de llevar la señal de transporte escolar, entre otros. Afirmó que “el autobús es el sistema más utilizado para el transporte de niños para ir al colegio”, y aseguró que “hay que formar a los propios niños para que aprendan a comportarse dentro del autobús”. Además, se indicó que el uso del cinturón de seguridad es fundamental para minimizar los efectos de los accidentes de tráfico. Al respecto de este tema, la subdelegada de gobierno señaló que “una colisión a 30 kilómetros por hora provoca que un niño salga despedido, sin no lleva un dispositivo de sujeción”.

La Dirección General de Tráfico ha desarrollado en colaboración con los Centros Educativos, Ayuntamientos, Comunidades Autónomas, Empresas Privadas acciones generadoras de contenidos viales, que completen la capacitación ciudadana de los alumnos.