Segovia no pierde la esperanza de ser parte de los Juegos Olimpicos. De esa manera se presentó ayer la propuesta de candidatura para ser subsede de Madrid 2020. «Pretendemos ser un testimonio vivo de la inmensa capacidad del Movimiento Olímpico para colaborar en un modelo de desarrollo, y de vida que sirva de referencia a otras sociedades antes, durante y después de apagarse la antorcha olímpica» destacan los organizadores.

La sala Ex.Presa no fue lo suficientemente grande para la cantidad de gente que acudió para mostrar su apoyo y que quiso presenciar este acto, con el que el consejo asesor de Segovia 2020 dió a conocer la propuesta a través de sus principales impulsores, los deportistas y los políticos implicados. Segovia quiere ser el eje de actividades relacionadas con el movimiento olimpico y vincular los aspectos deportivos con los elementos patrimoniales y culturales. Arahuetes destacó el apoyo de los segovianos «que quedó plasmado en el concurso de ideas para el logotipo».

Las razones para ser subsede son muchas y muy importantes. La cercania con Madrid a 87 km por carretera y a sólo 25 minutos por tren AVE. Además indican que «Segovia además del aeropuerto de Barajas, cuenta con la proximidad del aeropuerto de Valladolid, el más importante de la región de Castilla y León, y uno de los más importantes del norte peninsular en cuanto a nivel de facturación. Gracias al AVE, la distancia entre Valladolid y Segovia se cubre en apenas 40 minutos». La directora del consejo asesor de Segovia 2020, la exgimnasta olímpica, la segoviana María Martín, explicó la importancia de “la relación entre olimpismo y patrimonio como eje de las actividades de esta iniciativa”, y que Segovia “es un modelo de desarrollo sostenible, con alto nivel a la hora de organizar eventos, un gran paisaje, proximidad a Madrid y gran capacidad de acogida”.

Pero la comisión tiene claro lo que Segovia puede ofrecer: patrimonio histórico, cultural y natural, escenarios excepcionales siendo  su máximo exponente el Acueducto Romano, cuya ubicación supone «un entorno, accesibilidad y seguridad que facilita su transformación en el escenario habitual que acoge diferentes eventos culturales y deportivos como las 18 ediciones de la Marcha Cicloturista Internacional Pedro Delgado, el Campeonato de España de Duatlón 2010, las cinco ediciones de la Media Marathón de Segovia y el próximo ITU Duathlon World Championships 2013». Además, el clima, la capacidad de acogida y el entusiasmo de los habitantes también son un punto a favor de la ciudad que no pierde la oportunidad de cumplir su sueño olimpico.

El consejo asesor de Segovia 2020 explicó que la ciudad sabía acoger experiencias deportivas y su cultura deportiva basada en «el clima, la altura y los excelentes espacios para la práctica de deportes al aire libre» demuestran su historía deportiva y los grandes éxitos cosechados desde el siglo XX. La ultima intervención fue la del embajador de Segovia 2020, Pedro Delgado, quien animó al público a cerrar los ojos y a pensar cómo sería Segovia si fuera una subsede olímpica. El exciclista segoviano destacó, por su experiencia como comentarista de televisión, que “los Juegos Olímpicos son una pasada”, añadiendo que Segovia se merece “estar presente y apostar por ello. No es nada fácil, por lo que todos debemos trabajar por el mismo lado, en una propuesta válida, optimista y con energía”.