La nieve ha regresado a Castilla y León en plena primavera hasta tal punto que obliga a estas horas a usar cadenas en dos puertos de montaña, concretamente para los vehículos que circulen por Pajares, en León (N-630), a su paso por Busdongo de Arbas, así como por Navacerrada, en Segovia (CL-601), en la localidad de Valsaín, según informó la Dirección General de Tráfico.

A ello se suman otros ocho tramos de carreteras en los que es necesario extremar la precaución, cuatro de ellos en León: la LE-333, en Cofiñal; la LE-495, en Meroy; la LE-493, en Torrebarrio, y la CL-635, en La Uña. Asimismo, la nieve también afecta a dos tramos en Palencia, ambos en la CL-627, y ambos en Cervera de Pisuerga; y a otros tantos en Burgos: la N-232, en Incinillas, y la N-629, en el Puerto de Los Tornos, en Bercedo.

De cara a la jornada de mañana, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) alerta de nevadas en las zonas montañosas de León, Palencia, Burgos y Soria, además de viento en las dos últimas provincias.