El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Antonio Silván, subrayó hoy la necesidad de la colaboración y coordinación entre administraciones e instituciones ante situaciones de emergencias en la que “no hay una segunda oportunidad”. Durante su visita a los ejercicios del primer simulacro de emergencia nacional de España ‘Gamma-Palazuelos de Eresma 2013’ en la localidad segoviana, Silván incidió en la importancia de ofrecer una respuesta “rápida y eficaz” ante una posible catástrofe.

A la orilla del embalse del Pontón Alto el consejero pudo comprobar las actuaciones llevadas a cabo durante el rescate en helicóptero de un herido tras un accidente de tráfico y las labores de rastreo de otros dos cuerpos que cayeron a las gélidas aguas durante un accidente de tráfico. Por este motivo y destacando la preparación Silván señaló que con ellos se consigue la importante coordinación de las actuaciones necesarias para llevar a cabo el rescate de “de manera inmediata”. En este sentido destacó el trabajo desarrollado en conjunto con el Ministerio de Defensa a través de la Unidad Militar de Emergencias (UME), el Ministerio del Interior a través de la Dirección General de Protección Civil, los ayuntamientos segovianos, los cuerpos y seguridad del Estado, así como el “despliegue” de los servicios del 112 Emergencias Castilla y León.

Acompañado de general adjunto al general jefe de la UME, Alberto Asarta, el titular de Fomento y Medio Ambiente, emplazó a las administraciones a “buscar esa lección” ante una catástrofe para estar preparados con el objetivo de poder protocolizar las distintos pasos para atender a una situación de emergencia. “Hay que saber cómo actuar”, resaltó para añadir además la importancia del trabajo de los equipos y medios de comunicación en su labor “tranquilizadora” hacia la ciudadanía.  Así, Antonio Silván aseveró que “estamos preparados” ante las emergencias aunque “deseamos que nunca se produzca”.

 

De emergencia a catástrofe

Hasta la cola del embalse segoviano se desplazaron cerca de un centenar de efectivos para realizar las maniobras de rescate correspondientes a la primera jornada del simulacro. El general adjunto al general jefe de la UME, Alberto Asarta, explicó que pasado el nivel de emergencia 0 y 1, coordinados desde la Delegación Territorial de la Junta en Segovia, el nivel 2 pasó a depender de la organización de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de la que dependerían todas las actuaciones de las unidades y cuerpos de protección de emergencias.

Con figurantes incluidos que interpretaron ser los familiares de las víctimas del accidente y a los que tuvieron que atender profesionales del Colegio de Psicólogos de Castilla y León, unidades caninas, zodiacs y piraguas, además de ambulancias, el ejercicio contó además con una amplia participación de voluntarios de Cruz Roja que ayudaron en todo tipo de labores. Como otra parte del ejercicio y unos kilómetros pasados el embalse, concretamente en Valsaín (Segovia) se acondicionaron las instalaciones de su polideportivo para recibir a las damnificados de la inundación de un tramo de la carretera SG-P-6121 a su paso por el río Cambrones. Además, se construyó un dique de contención en la presa del embalse debido a las inundaciones y a la subida de nivel del mismo.

Según explicó Asarta, durante la jornada del viernes se pasará de emergencia a catástrofe tras la rotura de la presa que supondrá la destrucción de casas e infraestructuras. Será en ese momento cuando se eleve la alerta a nivel 3 cuyo control pasa directamente al Gobierno central. Una fuga de propano por rotura de una tubería provocará además un incidente químico que tendrá que ser extinguido por una dotación de la UME. El general adjunto al general jefe de la unidad señaló además que el próximo lunes, el Príncipe de Asturias podrá asistir a una demostración de búsqueda y rescate en estructuras colapsadas, en aguas y en ríos, descontaminación química y radioactiva, así como a un campamento de damnificados.