Roberto de la Fuente, en representación del Restaurante Aqqueducto, ante la nota de prensa que aparece en los diarios locales, donde «se nos pone a caldo por parte de la Agrupación de Industriales Hosteleros Segovianos», representada por su Presidente, don Cándido López, quiere hacer alguna que otra puntualización:

1.- Debe ser muy sencillo, don Cándido López, dar la espalda al débil y adherirse con el poderoso. No es eso lo que necesita una asociación de empresarios, que para eso vale cualquiera. Lo que necesita una asociación de empresarios es un presidente que además de defender los intereses de sus asociados, más allá de los suyos propios, antes de emitir juicios de valor, se documente y se informe. En este caso, ha preferido no documentarse, dar por válida la versión del Ayuntamiento y crucificar a uno de sus asociados. Lamentable Sr. presidente…

Hoy los atropellos, les estoy sufriendo yo, mañana los podrá sufrir cualquier otro hostelero, incluso Vd. don Cándido.

2.- Una asociación de empresarios, no está solo para figurar y para que aparezcan en la foto unos pocos, está también para tratar de impedir que con ocasión de una Ordenanza Municipal se incrementen las tasas de ciertas terrazas en un 800% de un año para otro. Esto que es lo que ha ocurrido en esta ciudad, sin que la AIHS ni siquiera se haya enterado y, si se ha enterado, no se ha molestado en impugnarlo, ni tan siquiera criticarlo. ¿Es eso defender los intereses de los asociados?

3.- Es lamentable que el Presidente de la AIHS, reaccione de la forma que lo ha hecho, con tanta rapidez, solo por una pequeña crítica y en cambio no moviera ficha para nada, cuando escuchó a Arahuetes el día 21 de octubre en los medios de comunicación una amenaza (que luego ha cumplido) en el sentido de que el Restaurante Aqqueducto lo que se estaba buscando era que le negase la licencia de terraza para el año 2011. Oiga, la licencia se otorgará o no se otorgará, no por el capricho de un Alcalde que ya amenaza de antemano con denegar la licencia antes de que se solicitase su renovación. En aquél momento es cuanto el Presidente de la AIHS tenía que haber salido a la palestra a parar los pies a un Alcalde que se muestra con ese despotismo.

Nunca se le ha pedido mediación al presidente de la AIHS con el Alcalde, se le ha pedido que le reivindique y le exija que actúe con arreglo a la ley, no de forma revanchista, caprichosa y arbitraria.

4.- Le ruego sr. Presidente de la AIHS que se documente e informe antes de emitir opiniones tan ofensivas como las que ha emitido – alineándose con el poderoso y creyéndose a pies juntillas lo que el Alcalde le dice – , porque si no lo hace, corre el riesgo de meter mucho la pata como ha ocurrido en este caso concreto. Le ilustraré un poco:

1) Las sombrillas ancladas al pavimento se autorizaron, como bien puede suponer, dada su cercanía al acueducto, tanto por el Ayuntamiento como por la Comisión de Patrimonio Cultural. ¿Qué se piensa que las puse de noche y para que no me viera nadie? De hecho, durante dos años han estado puestas sin problemas de ningún tipo, hasta que en 2010, al caprichoso del Alcalde se le ocurrió denegarme un permiso con el que ya contaba. ¿Como es esto, hoy se lo autorizo y mañana lo desautorizo? Eso, es un atropello de la alcaldía, del que esperaba haber sido defendido por la AIHS. En todo caso, ese asunto está bajo la supervisión de los Tribunales de Justicia, con lo cual, calificarlo de ilegal por su parte, es un desliz intolerable.

2) El grado de atropello llegó a su máximo esplendor cuando el Alcalde mandó a un montón de operarios y policías, con un camión preparado al efecto para llevarse las sombrillas a la fuerza, como así ocurrió, muy a pesar de que se les dijo que podían dejarlas en el almacén del restaurante. De ese abuso, esperaba que la AIHS hubiese salido a la palestra para parar los pies al Alcalde. No fue así. ¿Donde estaba Vd. sr. presidente que ni siquiera se interesó por saber lo que había ocurrido?

3) Por si fuera poco, la AIHS, junto con el Alcalde se cuelga la medalla de que gracias a su mediación se consiguió que no se pusiera la carpa de tan grandes dimensiones que tapaba y cegaba la entrada a mi establecimiento, cuando la realidad es que esa gestión la hice yo personalmente con las más altas instancias de La Fundación La Caixa. La AIHS, en lugar de proteger a un asociado y tratar de impedir que se instale una macrocarpa durante cincuenta días (entre los cuáles se encuentran dos de los puentes más turísticos: los santos y la constitución), en un espacio donde está autorizada una terraza y por la que gira una tasa el Ayuntamiento, se alinea nuevamente con el poderoso y emite un comunicado de prensa, agradeciendo al sr. Alcalde la sensibilidad mostrada con el sector hostelero. ¿Como se puede ser tan hipócrita?

4).- El asunto del mal uso de los contenedores de basura, de cuatro denuncias que me ha puesto el Ayuntamiento, tres se han archivado porque no les ha quedado más remedio que atender nuestras alegaciones, y la cuarta, está pendiente de sentencia judicial. ¿Es que acaso Vd. presume que lo que le dice el Alcalde es cierto?, eso lo dirán los tribunales y Vd. entre tanto, lo que debiera hacer, es mostrarse más prudente en sus opiniones. Es como si yo digo que el mal uso de esos contenedores (botellas fuera, pero enjauladas en cajas de cartón) ha sido por parte de cualquier otro establecimiento de los alrededores, incluso el suyo, que está muy cerca. Yo no se de quién eran esos residuos, pero de mi establecimiento no, y tampoco pienso que sean del Mesón Cándido. Me gustaría que Vd. también me otorgara el beneficio de la duda.

5).- En cuanto al impago de las tasas, decirle que también está pendiente de sentencia judicial, porque lo que no estoy dispuesto a admitir voluntariamente es que la terraza de mi establecimiento pase de pagar 1.600 euros al año a más de 16.000 euros al año. Ello se debe a la aprobación de una Ordenanza Municipal, que tengo impugnada en los Tribunales de justicia precisamente porque la AIHS ni siquiera se enteró de su aprobación y, si se enteró, se aquietó con ella a pesar del incremento bestial de tasas por terraza que para mí y para otros establecimientos, suponía. ¿Es eso defender los intereses de los empresarios de hostelería, sr. presidente?

6) Decirle además, que la causa por la que el Ayuntamiento nos deniega la licencia de terraza para el año en curso es por la instalación de elementos no autorizados, especialmente los carteles estáticos anunciadores de los menús del restaurante y eso, le guste o no le guste al presidente de la AIHS es la situación generalizada de los establecimientos hosteleros, sin que por ello desde el Ayuntamiento se actúe con la misma contundencia que contra mí, esto es, revocándoles la licencia de terraza.

Yo no quiero que revoquen la terraza a nadie, pero tampoco quiero que me la revoquen a mí, por una situación en la que incurren la mayoría de restaurantes de la ciudad.

Ante esa situación, antes de formular denuncia que no está en mi mano quitar por cierto, pedí auxilio a la AIHS, y Vd. sr. presidente ni siquiera se dignó a cogerme el teléfono las muchas veces que intenté hablar personalmente con Vd. para explicarle lo que me estaba ocurriendo y pedir su protección. ¿Dónde estaba sr. presidente?

Decirle sr. presidente de la AIHS, que nunca he tratado de enturbiar ningún ambiente y, ni mucho menos trato de enfrentar a los hosteleros. Simplemente he acudido a pedir ayuda a la asociación empresarial a la que pertenezco y Vd. me ha dado con la puerta en las narices. Desde luego, Arahuetes, que es el causante de toda esta situación, en estos momentos debe estar muriéndose de risa con los empresarios de hostelería. Divide y vencerás. Algún día, el mismo vía crucis que me está tocando pasar a mí, le puede tocar a cualquier otro hostelero. Solo espero y deseo que si eso ocurre, se le brinde la protección y apoyo que a mí se me ha negado.

Para terminar, sr. presidente, indicarle que nunca le he pedido protección más allá de la legalidad, nunca. Le pido sea un poco más cuidadoso con sus críticas, dado que defenderse en los Tribunales ante lo que considero un atropello del Alcalde, no es ilegal, solo faltaba. Simplemente le recordaré que por este tema, existe un procedimiento criminal abierto por presunta prevaricación administrativa de Arahuetes y la Concejal de Medio Ambiente y que además, tengo iniciados cinco procedimientos en el juzgado de lo contencioso administrativo y otros tantos que se iniciarán si es necesario. Veremos en qué queda todo esto, pero Vd. Sr. presidente, se ha retratado creyéndose a pies juntillas la versión sesgada y tergiversada del Alcalde, sin previamente documentarse ni informarse.