Renfe rechazó hoy dar marcha atrás en la supresión de la linea convencional que une Segovia con Madrid cuyo presidente Julio Gómez-Pomar, justificó en base al bajo aprovechamiento de los trenes y la reducción del presupuesto anual de la empresa de servicios ferroviarios dependiente del Ministerio de Fomento.

Según informaron fuentes del Ayuntamiento de Segovia en un comunicado recogido por Segoviaudaz.es, Gómez-Pomar se “se ha mostrado inflexible respecto a las medidas adoptadas” en la reunión mantenida esta misma tarde con el alcalde de la capital, Pedro Arahuetes, los regidores de El Espinar, Navas de Riofrío, La Losa y Otero de Herreros, y los diputados Beatriz Escudero y Pedro Gómez de la Serna (PP) y Juan Luis Gordo (PSOE).

Por su parte, fuentes del PP aseguraron que el presidente de Renfe se comprometió a interceder con la Secretaría de Estado de Transportes para analizar la posibilitad de ofrecer otro tipo de transporte a los pueblos de dicha línea que así lo requieran. Además, los ‘populares’ aprovecharon para cargar contra el PSOE criticando que es “demagógico” que aseguren que se elimina la linea cuando de los 10 servicios existentes solo se suprimen tres en el fin de semana “cuando el número de usuarios tan solo ascendía a cinco”.

Rechazando el transbordo en la localidad de Cercedilla para acceder a Madrid y el reajuste de las frecuencias desde el 12 de mayo, fuentes del Ayuntamiento de Segovia aseguraron que los alcaldes afectados acordaron volver a reunirse el martes 18 de junio a las 19. 00 horas en Navas de Riofrío para estudiar las próximas medidas a adoptar, “valorando la importancia de permanecer unidos en esta reivindicación”.

A pesar de incidir en la unión, el alcalde de Segovia recibió las críticas del PP quienes le atribuyen la creación de “guerras para desviar la atención” sobre lo que consideraron su “nefasta” gestión. “A lo único que se dedica es a crispar y calentar el ambiente, dejando a un lado las necesidades de esta ciudad», señalaron desde el PP de Segovia para criticar también que el Gobierno socialista “desmantelara” la Vía Verde que unía Segovia con Medina del Campo (Valladolid)

Entre las medidas que al alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, propuso se encuentra un nuevo ajuste de frecuencias o horarios, así como la búsqueda de incentivos para los viajeros como abonos para evitar el cierre definitivo de la linea ferroviaria.