Se acabó la alegría de encontrar un billete de tren a la mitad de su precio en la página de Renfe. La tarifa de última hora se elimina creando el revuelo de muchos usuarios que recurren a la web en busca de una oferta que les permita viajar más barato. Esta tarifa, exclusiva para AVE suponía reducciones de hasta el 50% en los servicios de larga distancia, ha sido retirada por la compañía sin previo aviso, lo que ha supuesto la crítica de los medios de comunicación y usuarios.

Según ha comentado a Segoviaudaz un portavoz de Renfe «Lo que llaman tarifas, son ofertas puntuales que se han eliminado respondiendo a un plan de sostenibilidad y rentabilidad de la operadora», esto viene derivado de las políticas de la Comisión Europea que exigen que las empresas sean solventes por sí mismas sin ayudas del Estado, lo que ha hecho que Renfe elimine estas tarifas, aseguraba el portavoz de la compañía ferroviaria.

Por su parte, FACUA-Consumidores en Acción ha  criticado la decisión de Renfe de retirar sin previo aviso la tarifa denominada Última Hora, que aplicaba descuentos de hasta el 50% en trenes de larga distancia y alta velocidad. La organización considera inaceptable que no hayan anunciado este cambio, tal y como hicieron con la puesta en marcha de la tarifa el 11 de Marzo de 2009. Los consumidores podían adquirir billetes hasta por la mitad de precio si lo compraban a través de Internet en las 24 horas previas a la salida del tren. Renfe ha asegurado a Segoviaudaz que el fin de la oferta no se anunció ya que en otras ocasiones tampoco se había anunciado el fin de la oferta. «No así si hubiera sido una tarifa general o una promoción, lo que sí requeriría su anuncio de final».

FACUA espera que si la compañía decide eliminar o modificar otras tarifas actualmente vigentes como la Tarifa Web o la Tarifa Estrella, Renfe informe a los usuarios de los cambios para evitar que se repita esta situación.

Por otra parte, la organización considera que esta medida puede estar relacionada con los recortes de la inversión estatal anunciados por el Ministerio de Fomento. FACUA teme que estos recortes supongan el cierre de líneas de trenes con pocos viajeros para recortar gastos, lo que puede implicar que los usuarios tengan que utilizar otras opciones de viaje mucho más caras.

En Renfe aseguran que se han mezclado muchos aspectos, por lo que las asociaciones y medios de comunicación, se han hecho un lío. «Todo responde a una estrategia comercial, nada tiene que ver con el Ministerio ni con la reducción de servicios».

Sea como sea, los usuarios nos quedamos sin esa oferta que nos permitía viajar por un poco más de la mitad del precio de los billetes originales y que nos hacía los trayectos más asequibles. Comodidad y rapidez se pagan, ¿pero es mesurable pagar 81,40 euros en AVE y 19,50 en autobús por el trayecto Madrid – Sevilla, por ejemplo?