Un toro que se quedó descolgado en el tramo urbano dificultó y prolongó durante más de media hora el segundo de los encierros de Cuéllar que se corrió hoy en la villa segoviana. En total fueron más de 35 minutos los que se necesitaron en el tramo urbano para encerrar las reses de la ganadería de Benítez Cubero.

En el aspecto de daños personales, tan sólo fue atendido un mozo que sufrió un rozón por parte del toro que precisamente prolongó el encierro. En una de sus acometidas en el Paseo de San Francisco, y en dirección contraria, sorprendió al joven que se encontraba en el suelo y le arrolló, cuasándole heridas leves, según dijo el cirujano jefe, Teófilo Nieto. El otro único incidente le sufrió un espectador a causa de una posible lipotimia, por lo que fue evacuado en ambulancia hasta el Centro de Salud.

Las reses partieron puntualmente de los corrales situados junto al río Cega, a las ocho de la mañana, y uno de los toros comenzó a dar problemas a los caballistas, que debieron emplearse a fondo para reconducirle, y generando los primeros momentos de peligro.

Tras la parada en el descansadero para que los animales recuperaran fuerzas, la manada fue conducida hacia la zona de El Embudo, donde se dieron cita los primeros corredores. Uno de los toros encabezó el grupo que corrió agrupado en un primer momento y sólo tres acompañaron en todo momento a los cabestros; pero se fueron descolgando los otros tres bravos, quedándose rezagado uno en la Plaza de los Toros, y otros dos en la calle de las Parras.

La habilidad de los mozos hizo que lentamente fueran llevados los toros hacia la Plaza de toros, entrando de forma individual por la Avenida de los Toreros. Tan solo el último, el que más problemas dio en el tramo campestre, acusó sobre el asfacto el cansancio y algunos problemas físicos que le llevaron a sentarse en varias ocasiones.

Cada vez que se incorporaba realizó arrancadas y acometió contra las talanqueras y fue preciso soltar de nuevo a los mansos para reconducir al toro hacia la Plaza, donde entró pasadas las diez de la mañana.

A continuación se desarrolló la habitual probadilla con vaquillas y novillos para los aficionados, esta vez con menos público que en el primer encierro celebrado el domingo.

Las reses del encierro de hoy saldrán de nuevo al ruedo por la tarde para ser lidiadas, a partir de las 18:30 horas, por los rejoneadores Sergio Vegas, Diego Ventura y Leonardo Hernández.