Los mayores también escribimos nuestra carta a los Reyes Magos, que, este año, debido a la crisis económica y al incremento del paro tiene mucho que ver con el empleo.

Para conocer los deseos laborales para 2010 la empresa de recursos humanos Adecco ha realizado una encuesta a 500 personas, entre las que casi la mitad asegura que pediría un cambio de trabajo.

Los resultados no sólo se ciñen a las cuestiones económicas, sino a otro tipo de retribuciones en especie y compensaciones personales que en épocas de crisis pueden ser un buen regalo para estas Navidades tan complicadas.

Las razones de este deseo de cambio proceden del desgaste psicológico de la crisis, aunque un 35,8% de los encuestados no contempla este cambio, mientras que un 17,6% no está seguro, y no sabe o no contesta.

En momentos como éste, en el que hay bastante dificultad para cambiar de trabajo, los trabajadores están muy preocupados por mantener sus puestos y si no piden un cambio de empleo a los Reyes, al menos solicitan quedarse como están. Para conseguirlo, un 59,7% pediría incluso un cambio de destino geográfico y el 70,5% rechazaría una baja voluntaria incentivada.

En relación a las expectativas salariales para el próximo año, tres de cada cinco encuestados creen que su empresa no le va a subir el sueldo este nuevo año, mientras que un 26,7% sí que lo espera. De hecho, se ha reducido el porcentaje de los que aseguran que un aumento salarial sería el mejor regalo para pedir a su empresa por Navidad, pasando prácticamente de la mitad de ellos al 36,6%.

Mientras, el ascenso profesional cobra más importancia dentro de la carta a los Reyes Magos, elegido como la mejor recompensa por el 18,3% de los trabajadores.

Por tercer año consecutivo, la formación es el regalo más demandado entre los beneficios sociales, seguida por el seguro médico y los cheques comida.