El Instituto Municipal de Deportes del Ayuntamiento de Segovia ha fijado las normas de uso del rocódromo de la Ciudad Deportiva de la Albuera así como el precio público para su utilización que será de 2,50 euros para infantil, 3,50 euros para juvenil, 5 euros para adultos federados y 10 euros en el caso de los adultos no federados. Se pretende así, reglar el uso de la nueva instalación para que los segovianos puedan disfrutar de ella con las mejores garantías de eficacia y eficiencia posibles, así como para minimizar al máximo los riesgos que pudiera suponer.

Se distinguen dos categorías diferentes. La primera es la de uso libre, en la que el usuario deberá pagar el precio público establecido en la Ordenanza para acceder a la instalación. Además, de forma previa, tendrá que acreditar en el IMD el nivel que posee con documentación reglada, así como su licencia federativa.

En el caso de no estar federado y no poder acreditar su nivel, deberá realizar una “Prueba de nivel” que realizarán los Clubes Segovianos y cuyo precio será simbólico. Una vez pasada la prueba, se le hará entrega de la tarjeta acreditativa del nivel que posee, y cada vez que quiera utilizar la instalación deberá pagar la cuota fijada en la ordenanza.

En el caso del uso como componente de un club segoviano de montaña, disfrutará de gratuidad en el uso del rocódromo. A este respecto, los clubes se encuentran realizando las pruebas de nivel a sus asociados, de las que darán buena cuenta al Instituto Municipal de Deportes.

Una vez estipulada la capacidad de los usuarios, federados o no, el IMD expedirá dos tipos de tarjetas, cada una de ellas de un color, las cuales empezarán a entregarse en las oficinas del Instituto Municipal de Deportes a partir del 1 de Noviembre:

Tarjeta para poder usar la zona baja del rocódromo, búlder interior y zona de cuerda como acompañante.

Tarjeta para poder usar la zona de bloque con cuerdas en todas las modalidades de escalada.

El Instituto Municipal de Deportes no establecerá un cuadrante de ocupación por clubes, con el fin de que puedan acceder fácilmente a su utilización y sin ataduras de horarios. En cualquier caso, será obligatorio mostrar la tarjeta cada vez que sea solicitada por los trabajadores municipales, llevándola encima mientras se realiza la práctica.