Caja España es la entidad de las tres que, a priori, acometerán el proceso de fusión que gestiona mayores recursos y créditos a la clientela; Caja Duero presenta el patrimonio neto más alto, y Caja de Burgos, los niveles de morosidad más bajos. Así se desprende del análisis de los balances ofrecidos por las tres entidades correspondientes a finales del primer semestre del año, donde se constata que Caja España obtuvo un beneficio de 38,8 millones de euros; Caja Duero, de 41,1 millones, y Caja de Burgos, de 33, con descensos del 31,1 por ciento, en el primer caso, y del 25,2 y 52,8 por ciento, respectivamente.

 

Las cifras indican que los recursos totales de clientes de Caja España a 30 de junio de 2009 ascendían a 23.204,5 millones de euros, un 3,2 por ciento más que un año antes, y los créditos, a 15.429,9 millones, con un descenso del 3,3 por ciento. Caja Duero, por su parte, gestionaba 18.551 millones en recursos, y 14.360 en créditos, con crecimientos del 0,4 y 6,5 por ciento, en cada caso. Caja de Burgos contaba con 9.959 millones en recursos de clientes, un 4,3 por ciento más que en 2008, y con 8.302 millones de inversión crediticia, que suponen una merma del 0,7 por ciento, informa Ical.

 

Por lo que se refiere al patrimonio neto, Caja España lo tenía valorado a mediados de este ejercicio en 1.142,4 millones, un 0,7 por ciento menos que un año antes, y Caja de Burgos, en 954,9 millones de euros, con un descenso del 4,5 por ciento. Mientras, el patrimonio neto de Caja Duero ascendía en la fecha de análisis a 1.201,3 millones de euros, un 9,3 por ciento más que un año antes.

 

Los balances de las cajas de ahorros ponen de manifiesto también un aumento de las tasas de morosidad de las tres entidades regionales involucradas en el proceso provocado por la crisis económica. En este sentido, Caja España presentó los perores resultados, con un 4,8 por ciento, un dos por ciento más que un año atrás. Asimismo, Caja Duero vio como se elevaba este índice 2,1 puntos, hasta el 4,1 por ciento registrado a finales de junio. Por su parte, Caja de Burgos contabilizó un ratio de morosidad del 3,6 por ciento, desde el 1,7 por ciento de 2008, es decir, 1,8 puntos por encima.

 

Las tres cajas redujeron en el periodo de análisis sus tasas de cobertura de la morosidad. Así, Caja Duero pasó del 113,7 al 73,2 por ciento; Caja de Burgos, del 134,4 al 73 por ciento, y Caja España, del 72,46 al 54,97 por ciento. Por lo que se refiere al ratio de eficiencia, Caja de Burgos lo empeoró al pasar del 28,6 por ciento de junio de 2008 al 45,1 por ciento de la misma fecha de este año. Asimismo, Caja España mejoró desde el 45 al 36,7 por ciento. El ratio de eficiencia recurrente (no tiene en cuenta los resultados de operaciones financieras) de Caja Duero se situó a fecha 30 de junio un 49,5 por ciento, mejorando el 60,9 por ciento de la misma fecha de 2008.