La Real Casa de Moneda se vistió hoy de largo para acoger la presentación de la exposición ‘100 elementos del Patrimonio Industrial en España’ y para completar sus instalaciones con la inauguración del bar-restaurante del Ingenio Chico. Un Representantes institucionales, sociales y culturales de la capital se dieron cita en torno a la exposición que podrá visitarse hasta el próximo 14 de febrero y que recorrerá los más emblemáticos edificios y recursos industriales del país.

Promovida por TICCIH – España, Comité Internacional para la conservación y defensa del Patrimonio Industrial, la muestra recorre a través de paneles diferenciados por Comunidades Autónomas bienes como la Real Fábrica de Artillería de Sevilla, el paisaje minero de Ríotinto (Huelva), la fábrica de sidra El Gaitero, en Asturias, el Real Aserrío Mecánico de los Montes de Valsaín (Segovia), el viaducto de Santa Ana, en Benissa (Alicante), o la Real Fábrica de Tapices de Madrid.

El alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, destacó el «marco excepcional» de la Real Casa de Moneda para acoger esta exposición, que ya es la cuarta que se celebra en el lugar tras su rehabilitación. Desde su apertura, aseguró el regidor municipal, fueron más de 9.000 las personas que han visitado las instalaciones del Real Ingenio de Segovia que vieron como aumentó durante los últimos años su interés «haciéndose un hueco» junto a los emblemáticos monumentos de la capital como el Acueducto, la Catedral o el Alcázar. «Un lugar más confortable, más histórico y más visitable», destacó Arahuetes.

La exposición, que planea cruzar el charco hacia Iberoamérica, como explicó el presidente de TICCIH-España, Miguel Ángel Álvarez Areces, recala en Segovia como la séptima parada de su viaje itinerante. Desde su inauguración durante el año 2011 en la Fábrica de Tapices de Madrid, pasó por otros espacios significativos del patrimonio industrial ubicados Madrid, Zaragoza, Bilbao, Vitoria, Sabero (León) y Sevilla. Una forma, destacó Álvarez Areces de tomar «consideración de un patrimonio que tenemos tan cerca».

 

Proteger un patrimonio vulnerable

El presidente de TICCIH-España, Comité Internacional para la conservación y defensa del Patrimonio Industrial, Miguel Ángel Álvarez Areces, ha abogado por impulsar los usos del patrimonio industrial como una vía para conseguir «rentabilidad» social, económica y cultural e incidió en la necesidad de «dar visibilidad» a este tipo de patrimonio aprovechando que España es el único país con un Plan Nacional sobre esta materia.

Durante la presentación de la muestra Álvarez Areces alertó sobre la vulnerabilidad de estos bienes tangibles e intangibles que aportan «relatos complementarios» al patrimonio de los lugares. Para el presidente del órgano, el patrimonio industrial es testigo del trabajo, la riqueza y luchas sociales de las épocas doradas de la industrialización en nuestro país por lo que consideró necesario la puesta en marcha de mecanismos para dar valor a esos bienes industriales.

«La mejor manera de conservar es conocer», señaló Areces quien manifestó su satisfacción por la acogida de la exposición itinerante en el Real Ingenio de Segovia, uno de los 100 elementos del patrimonio industrial incluidos en el plan director nacional de 2011 redactado en la capital burgalesa.

Bar-Restaurante del Ingenio Chico

Tras el recorrido por la muestra, la atención de los sentidos se centró en el paladar debido a la inauguración del bar-restaurante ubicado en el edificio conocido como Ingenio Chico. Precisamente este edificio da nombre además al nuevo proyecto de los promotores, Ángel de la Esperanza, su hermano Juan José, con el cocinero Julio Reoyo, quienes forman la empresa Eventos ASR 2010. Un amplio local de dos plantas, una alta en la que se puede ver a través de vidrios en el suelo el recorrido del río, una baja con una barra y acceso a una de las tres terraza, así como la parte de la residencia, con tres habitaciones.

Además, las instalaciones dispondrán de una terraza junto al cauce del Eresma, otra terraza ubicada en el interior junto a varias ruedas hidráulicas, y la exterior junto a una de las puertas de entrada, en la calle de La Moneda.