Si la semana pasada Segoviaudaz.es ya pudo corroborar que la nueva línea Gijón – Cádiz pasará, pero no parará en Segovia, esta semana, hemos podido comprobar que esa no era la única «buena nueva» que Renfe y los responsables del Ministerio de Fomento nos tenían preparados a los segovianos para este verano. Pues bien, esta semana ha entrado en circulación un nuevo tren, que también parte de Gijón, pero en esta ocasión marcha hasta el levante, concretamente hasta Oropoesa, en Castellón. Estos servicios se prestarán con trenes Alvia gracias a su rodadura desplazable que les permite circular tanto en vía convencional como en alta velocidad sin necesidad de que los viajeros tengan que cambiar de tren.

El nuevo tren parte de Gijón, a las 14 horas, y para en Oviedo, Mieres-Puente, Pola de Lena, León, Palencia, Valladolid, pasa de largo por Segovia-Guiomar, hasta llegar a Madrid. Sus viajeros no necesitarán cambiar de tren entre Chamartín y Atoha, y continuarán su viaje cómodamente hasta Valencia, Sagunt, Castellón de la Plana, Benicasim, y finalmente Oropesa, donde llega a las 23:28 de la noche. En sentido inverso, parte de Oropesa a las 7:10 de la mañana, para llegar a Gijón a las 16:21. Un tren, en definitiva que cohexiona España de norte a este, y que para en todas las capitales hasta llegar a Madrid, excepto en Segovia, lo que supone una nueva discriminación por parte del Gobierno de España, el Ministerio de Fomento, y la propia Renfe hacia los segovianos.