El secretario regional del PSOE en Castilla y León, Óscar López,  han mostrado su preocupación por el proceso de negociación entre Caja Segovia, Caja Ávila y Caja Madrid, y confió en que no ocurra que “el gigante aplaste como a un guisante” a las entidades financieras de la Comunidad. López, que participó en las jornadas ‘La cohesión económica, social y territorial. Hacia una Europa igualitaria’, explicó que su preferencia es que ambas cajas “sigan siendo Caja Segovia y Caja Ávila”, y si manteniendo esta naturaleza estuvieran integradas en “un gran grupo”, mejor.

En este sentido, aseguró no entender estas negociaciones, teniendo en cuenta que las dos entidades ya cuentan con una red “importantísima” en Madrid y que además han tenido la posibilidad de “estar en un gran grupo como Banca Cívica”. Además, advirtió que no pueden “perder más el tiempo” y que tienen que tomar decisiones con carácter de urgencia.

López comparó esta situación con el proceso que llevan a cabo Caja Duero y Caja España, que calificó como “ejemplar” y que, a su juicio, ha posibilitado el que se hayan dado “pasos importantes”. En cuanto a la posibilidad de que se puedan desarrollar futuros procesos de integración o de fusión, el secretario socialista aseguró que cuando se culmine este proceso, se “podrá hablar” de esta posibilidad de futuro.

López no descartó, por tanto, que se puedan abrir nuevas negociaciones para fortalecerse con otras entidades, aunque reiteró que primero tiene que aprobarse el acuerdo que ya está en marcha y que ha sido fruto de “un proceso complicado”, que si sale bien, culminará el próximo sábado 5 de junio.