La Junta de Castilla y León no juzga en este momento si aplicará el veto que le permite la Ley de Cajas para el proyecto de las cajas de Ávila y Segovia de unirse al Sistema Integrado de Protección (SIP) con Caja Madrid, aunque sí valora que han tomado el peor camino, que se equivocan y que no han pensado en los intereses generales de la Comunidad.

“El tiempo pone a cada uno en su sitio y haya cada cual con su responsabilidad”, respondió el consejero de la Presidencia y portavoz de la Junta, José Antonio de Santiago-Juárez, cuando se le preguntó en el Consejo de Gobierno si aplicará el veto normativo para la operación por la que se han inclinado los consejos de administración de las dos entidades en contra de la posición del Gobierno regional.

De Santiago-Juárez manifestó que no juzgan un proyecto que no conocen en su totalidad, aunque precisó que “lógicamente” ejercerán las competencias. El consejero portavoz volvió a hablar, en el plano político, de la “deslealtad” de los presidentes de Caja Segovia y Caja de Ávila por entender que han negociado en paralelo su integración en Banca Cívica, donde ya está Caja de Burgos, y su alianza con Caja Madrid.

Desde el punto de vista financiero, manifestó que el Gobierno de Castilla y León cree que se equivocan, que no han pensado en lo que es mejor para toda la Comunidad ni en los intereses generales y que han tomado un camino que no es el adecuado. Con este argumento se le volvió a preguntar sí entonces vetarán la operación, y respondió que no iba a juzgar un proyecto que la Junta no conoce en su totalidad, aunque “lógicamente” ejercerá sus competencias, informa Ical.

Por otro lado, estimó que el rechazo de Caja Ávila y Caja Segovia a su integración en Banca Cívica no condiciona la decisión de la Junta sobre la unión de Caja de Burgos con el proyecto que promueve Caja Navarra, al que se ha sumado también Caja Canarias.

No obstante, sí reconoció el respaldo de la Junta a la entrada de las tres cajas en Banca Cívica porque tendrían un mayor peso y señaló, acudiendo al refrán de que el “pez grande se come al `pequeño”, el “mínimo peso” que tendrán las dos entidades en Caja Madrid.

Por otro lado, apeló a la “inteligencia, sentido común y generosidad” de los representantes de Caja Duero y Caja España cuando este sábado voten en sus asambleas generales la fusión de las dos entidades para crear la ‘macrocaja’ regional.