La Dirección General de Tráfico (DGT) pone en marcha la próxima semana una campaña de control de camiones y furgonetas. De este modo, desde el lunes 10 de febrero y hasta el domingo día 16, agentes de la Guardia Civil intensificarán los controles sobre tiempos de conducción y descanso, consumo de alcohol entre los conductores, elementos de seguridad y documentación. En la campaña, colaboran las policías locales.

La subdelegada del Gobierno, Pilar Sanz, apunta que “la campaña tiene como objetivo incidir en la sensibilización de los conductores de la necesidad de cumplir con las normas de tráfico y de mantener prudencia frente al volante para evitar accidentes”.

La subdelegada recordó que “conducir un camión o una furgoneta no es igual que circular con un turismo; hay que tener en cuenta aspectos como que la carga puede modificar el movimiento del vehículo”. Así, entre este tipo de vehículos, es más alta la incidencia de salidas de la vía y vuelcos que puede explicarse por la excesiva o mala colocación de la carga.

Al tiempo, explicó que los camiones y furgonetas suponen el 15 por ciento de del parque de vehículos de la provincia.

Indicó que, a lo largo de la campaña se incidirá en la documentación (tarjeta de transporte, ITV…) y se comprobará el tacógrafo, así como los requisitos especiales del propio conductor (permiso para conducir, los tiempos de conducción y descanso). Igualmente se realizarán, cuando se consideren necesarios, controles de alcoholemia.

También serán objeto de vigilancia y control las infracciones como: excesos de velocidad, invasión del carril contrario, no respetar preferencia de paso o no mantener la distancia de seguridad.

Mientras, un estudio sobre accidentalidad de camiones de más de 3,5 toneladas, realizado por la Fundación para la Investigación y el Desarrollo en Transporte y Energía CIDAUT en concluyó que la distracción estuvo presente en el 44% de los accidentes (45% de ellas provinieron del conductor del camión).

 

Resultados de la campaña anterior

En la campaña anterior de estas características, que se desarrolló entre el 11 y el 17 de febrero de 2013, en la provincia de Segovia fueron controlados un total de 406 camiones y furgonetas, de los que el 24,14 por ciento fueron sancionados.