Miguel Hernández, presidente de la Junta de Cofradías, se muestra ilusionado y optimista ante las procesiones que quedan para estos días. Tras la cancelación el año pasado de la procesión del Viernes Santo, Hernández confía en que este año el tiempo respete las procesiones que aun tienen que procesionar estos días.

Tras el balance más que positivo de la pasada procesión de Domingo de Ramos, con la tradicional Procesión de las Palmas, hoy espera el mismo éxito de afluencia de público con la procesión de Santa Eulalia y el Santo Cristo de la Juventud.

A la fe y la ilusión por una Semana Santa en la que, dice Hernández, se ha notado más unión si cabe entre todos los cofrades, se une el deseo de poder declararla de Interés Turístico Nacional. Las últimas reuniones con el Ayuntamiento de la capital parecen haber dado sus frutos, y el consistorio ayudará logística y económicamente para que ésto ocurra, aunque para ello sean necesarios una serie de requisitos, entre los que se encuentran la aparición en 20 medios nacionales,  «viables, pero complicados».

Para el presidente de la Junta de Cofradías, Segovia cuenta con la ventaja de que «de por sí, la ciudad ya es un marco incomparable, además de los pasos, las cofradías y la imaginería única que tenemos», y afirma contundente que «Segovia no hay que venderla, hay que venir y disfrutarla». Por todo ello, confía en que puede ser ‘galardonada’ con un título, el de Interés Turístico nacional, que no aportaría mucho económicamente, pero que «haría que Segovia tuviera lo que se merece, ser conocida por toda España y el mundo». Una labor a la que ha contribuído la compañía teatral segoviana Nao D’amores con la representación de ‘El Cristo de los Gascones’, una obra que ha conseguido ser premiada a través de toda la geografía española.