El presidente de la Agrupación de Protección Civil de El Espinar, Manuel Villafáñez, solicitó al Director de la Agencia de Protección Civil, Fernando Salguero, más equipamiento para cumplir la labor voluntaria que cada día realizan las veinte personas que componen la Agrupación.

“Vamos a pedir un montón de cosas”, señaló Villafáñez en declaraciones a Ical. Entre otras, un desfibrilador o un “equipo de atención relacionado con dolencias cardiacas porque hay personal preparado para usarlo”, matizó el alcalde de El Espinar, Francisco Jorge.

También les hacen falta “botas, linternas, una tienda de campaña para instalar en caso de grandes eventos”, añadió el presidente de la Agrupación de Protección Civil de El Espinar quien sugirió también la posibilidad de contar con una ambulancia. Con los medios de los que disponen “nos vamos apañando”, declaró a Ical Manuel Villafáñez, pero hace falta más equipamiento.

El Director de la Agencia de Protección Civil, Fernando Salguero, destacó la importante labor que realizan. “Nacieron tímidamente”, dijo, pero actualmente se han convertido “en un pilar fundamental en la protección de los ciudadanos”.

Salguero recalcó el carácter voluntario de los miembros de Protección Civil que tienen “una dedicación total, las 24 horas del día, sin fines de semana, ni fiestas, ni noches” de forma completamente altruista. Ese “anonimato inestimable”, añadió “debe ser muy tenido en cuenta por la sociedad”.

“Lo hacemos porque nos gusta”, corroboró Villafáñez quien no dudó en subrayar la labor que llevan a cabo en Protección Civil porque “te quitas de estar con tu familia para ayudar al pueblo”; todo ello, sin recibir contraprestación económica alguna.

El alcalde de El Espinar, Francisco Jorge, también agradeció esa entrega voluntaria en la prestación de este servicio a la comunidad, pero señaló que “esa vocación de servicio tiene que ir acompañada de los medios materiales” necesarios para acometerla.

La Agrupación de Protección Civil de El Espinar está integrada por una veintena de personas, cuenta con sede propia con la dotación informática precisa y un vehículo todoterreno. Su presencia es requerida para todo tipo de concentraciones donde se prevé una aglomeración de público así como en trabajos de vialidad invernal o salidas a la naturaleza. Su responsabilidad se multiplica en verano porque la población aumenta considerablemente en esa época en El Espinar (Segovia), un nudo de comunicaciones en el que también tienen que actuar si es necesario.