En total, 404 kilómetros de cauce de los 83.200 de la cuenca del Duero española sufren un riesgo alto de verse afectados por inundaciones, según la Evaluación Preliminar del Riesgo de Inundación (EPRI) de la cuenca del Duero que ya se puede consultar en la página web del organismo www.chduero.es y que la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) está sometiendo a consulta pública.

Este estudio elaborado por la CHD, que se ha enviado a las autoridades de Protección Civil tanto nacionales como regionales así como a las autoridades portuguesas, en el marco del convenio de Alabufeira, divide el territorio de la cuenca en tres grandes zonas atendiendo al riesgo bajo, medio o alto de que puedan llegar a sufrir inundaciones.

Para catalogar cada zona en función del riesgo potencial de sufrir inundaciones se han analizado los datos recogidos en el Catálogo Nacional de Inundaciones Históricas, la información geológica y geomorfológica de la cuenca, los datos hidrológico-hidráulicos, las modificaciones que ha experimentado el terreno potencialmente inundable con la construcción de infraestructuras, así como el Inuncyl.

Estos kilómetros se han agrupado en 26 áreas de riesgo potencialmente significativo de inundación. Se trata del área Támega-Bubal, Aliste, Tera-Almucera, Ería, Órbigo-Tuerto-Duerna, Luna, Órbigo-Omañas-Luna, Bernesga-Torío-Luna, así como la zona de Benavente-Órbigo-Esla, Zamora-Esla, Bajo Duero, Sequillo, Carrión, Esgueva-Pisuerga, Duero Medio-Duratón, Pisuerga Medio, Alto Pisuerga, Arlanzón, además del área de Arlanza, Alta DUero, Duero-Ucero-Escalote, Adaja-Erema-Cega, Alto Tormes, Guareña-Zapardiel, Bajo Tormes y Águeda-Yeltes.

Una vez delimitadas estas zonas de riesgo potencial se elaborará un Plan de Prevención de Riesgo atendiendo las peculiaridades de cada zona. La Directiva Comunitaria de Evaluación y Gestión del Riesgo de Inundación que obliga a los estados miembros a elaborar un diagnóstico de la inundabilidad en sus respectivos territorios, establece que antes de diciembre de 2011 deberá estar redactada la Evaluación Preliminar del Riesgo de Inundación y antes de diciembre de 2013 los mapas de riesgos de inundación de la cuenca.