Alrededor de un centenar de civiles segovianos participó este sábado en una jura de bandera para celebrar la festividad de Santa Bárbara, patrona del arma de Artillería. La ceremonia tuvo lugar en la Plaza Mayor de la ciudad, donde pudieron rendir homenaje a la bandera todos aquellos que lo habían solicitado. Previamente, la Catedral acogió la misa en la que los artilleros llenaron el templo.

El acto militar estuvo presidido por el general Jefe del Estado Mayor del Ejército (JEMAD), Fulgencio Coll Bucher, junto al director de la Academia de Artillería, el general Ricardo Sotomayor, y las autoridades segovianas, encabezadas por el alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes. Tras el juramento protocolario, los civiles pasaron frente al estandarte de la Academia de Artillería al que besaron conforme a la tradición castrense, a la vez que sonaba la música militar.

En su discurso el general de la Academia de Artillería se refirió a la posibilidad de que los civiles puedan jurar bandera y expresó su deseo de acercar más la institución militar a los segovianos. Por su parte, el alcalde de Segovia agradeció a la Academia la posibilidad de abrir sus puertas y tradiciones a los civiles, y recordó que la ciudad y el Arma de Artillería “estrechan sus lazos de amistad y convivencia” que se unieron ya en 1764 cuando el Conde de Gazorla instauró en el Alcázar la sede del Real Colegio de Artillería.