Más de 300 personas participaron en las distintas actividades organizadas por el Ayuntamiento y la Sociedad Española de Ornitología (SEO/Birdlife) para celebrar la Semana de las Aves y la Biodiversidad según recoge la agencia de noticias Ical. Una oportunidad para que los segovianos pudieran valorar y respetar el medio ambiente que les rodea. Una exposición sobre la fauna de Segovia, rutas por el cinturón verde, conferencias sobre aves, anfibios y geología, un taller para niños y un maratón ornitológico hicieron posible que público de todas las edades tuviera la oportunidad de comprobar la enorme biodiversidad con la que cuenta la ciudad.

Los participantes tuvieron la ocasión de ver de cerca, a través de 49 fotografías colocadas en las paredes de la Casa Joven, la enorme y variada cantidad de especies animales que viven en Segovia, desde invertebrados a anfibios, pasando por reptiles, aves y mamíferos. Y junto a la teoría, la práctica, porque dentro de la Semana de las Aves se daba la oportunidad de participar en varias rutas medioambientales, una de ellas por el Valle del Tejadilla para observar los diferentes hábitats que existen en él, así como algunas de las especies más características del lugar.

La segunda de las propuestas fue el maratón ornitológico Ciudad de Segovia. Esta actividad, la primera que se organiza de estas características, consistía en animar y retar a los segovianos a descubrir el mayor número de aves posible a lo largo de una mañana. Más de 50 personas aceptaron el reto y muchas otras se acercaron a las mesas informativas para recoger documentación y observar por los telescopios y prismáticos instalados en cuatro enclaves estratégicos (el Pinarillo, la Iglesia de la Vera Cruz, La Alameda del Parral y el Valle del Clamores). Fuentes municipales explicaron en un comunicado de prensa que los participantes fueron capaces de observar y oír hasta 45 especies, entre ellas un halcón peregrino, explica Ical.

Para los más pequeños se organizó el taller Detectives en el campo. En él, unos 20 niños, acompañados de sus padres, se introdujeron en el mundo del rastreo para que cuando salgan al campo, lo puedan poner en práctica. También pudieron hacer moldes de huellas de animales que se pueden encuentran en sus paseos por la naturaleza.

Por último, más de un centenar de personas asistieron al ciclo de conferencias impartido por la geóloga, Nuria Sacristán; el biólogo, David Martín, y el físico y naturalista de vocación, Javier Sáez Frayssinet. Tres charlas que sirvieron para acercar a los segovianos, desde distintas visiones, la riqueza natural de la capital castellano y leonesa.