Los sacerdotes de la Diócesis de Segovia se reunieron ayer para celebrar las bodas de oro y plata de los sacerdotes que cumplen 50 y 25 años de ministerio, respectivamente. Además, también celebraron la festividad de San Juan de Ávila, patrón del clero secular.

Los sacerdotes que cumplían 50 años de ministerio son Ildefonso Asenjo, párroco de Venganzones, y Francisco Lomillos, quien desarrolla la tarea pastoral en la parroquia de Nuestra Señora del Carmen de Pozuelo de Alarcón (Madrid). Por su parte, los religiosos que cumplían los 25 años de ministerio eran Jesús Cano, párroco de San Millán; José Miguel Espinosa, canónigo organista de la Cateral; y el rector de la Iglesia Nacional Española de Santiago y Monserrat en Roma, Mariano Sanz.

Al acto acudió como personalidad destacada el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, quien ofreció una conferencia de apertura de la jornada presentando la biografía al santo patrón del clero secular, San Juan de Ávila, que va a ser declarado próximamente doctor de la Iglesia Universal por el Papa Benedicto XVI, para lo que cumple, necesariamente, los tres requisitos imprescindibles como Santidad, Doctrina eminente e Influjo universal.

Posteriormente, la jornada continuó en la iglesia del Seminario, donde celebraron una misa en acción de gracias por las bodas de oro y plata sacerdotales. Fue en esta ocasión el obispo de Segovia, Ángel Rubio, quien bendijo la escultura de San Juan de Ávila que será colocada en el salón de la Casa de Espiritualidad que lleva su mismo nombre.

La jornada finalizó con una comida fraterna para todo el presbiterio de la Diócesis de Segovia, figurando como protagonistas los sacerdotes que cumplían sus bodas de oro y plata ministeriales, quienes estuvieron acompañados por sus familiares y amigos.